Por un futuro mejor

Enrique, estudiante de segundo curso de Medicina, tiene 19 años y ha formado junto a otros jóvenes la plataforma Juventud sin Futuro, que el pasado jueves recorrió las calles de numerosas ciudades españolas para protestar por la falta de un porvenir y contra las reformas del Gobierno. "Vamos a seguir manifestándonos", asegura.

¿Por qué participas en Juventud sin Futuro?
Porque soy una persona implicada en movimientos sociales que quiere cambiar las cosas de raíz. Prefiero colaborar con asociaciones vecinales y plataformas antes que con partidos. Así hago cosas más apegadas a la gente, más útiles.

¿No confías en los partidos?
Hay partidos de mi sensibilidad, pero no se comen un rosco en las elecciones por el bipartidismo. Así que muchos jóvenes como yo optan por la abstención, por no votar. Creo que la política tradicional está muy alejada de la calle. El movimiento juvenil, que estaba dormido, se está despertando.

¿Eres optimista con tu futuro o crees que tu generación vivirá peor que la de tus padres?
Tengo confianza en que podremos cambiar las cosas. Estamos teniendo repercusión y esperamos que cada vez más gente desencantada se dé cuenta de que entre todos se puede. Eso sí, también creo que de alguna forma viviremos peor que nuestros padres: estoy estudiando Medicina, hace años un médico era casi un aristócrata, ahora se está produciendo un éxodo de facultativos por las bajas condiciones que les ofrecen. Además, entre que ahora empezamos a trabajar a los 30 años y vamos a tener que cotizar al menos 37 y medio, va a ser casi imposible tener una buena jubilación.

¿Revolución sí o no?
Sí, creo que hace falta una revolución, un cambio de raíz. El modelo capitalista actual no funciona, e intentar mejorar el sistema a la larga va a ser peor, nos va a salir el tiro por la culata.

Vía: 20 Minutos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top