Meditación

Los pacientes con enfermedades cardíacas que practican meditación para reducir el estrés tienen una tasa de muertes, ataques al corazón e ictus un 50% menor que la de aquellos que no meditaban, pero siguieron programas educativos en salud.

Así lo señala un estudio realizado por investigadores del Medical College de Wisconsin, en Estados Unidos, en colaboración con el Instituto de Medicina Natural y Prevención de la Maharishi University of Management. Sus resultados se han publicado en Archives of Internal Medicine.

Este ensayo clínico, que se desarrolló durante nueve años, siguió la evolución de un total de 201 pacientes afroamericanos, con una edad media de 59 años de edad y cuyas arterias se habían estrechado.

Estos participantes fueron divididos en dos grupos: uno que practicó técnicas de meditación trascendental y otro que recibió clases de educación en salud sobre los factores de riesgo tradicionales para sufrir eventos cardíacos, como dieta o ejercicio.

Más efectiva que los fármacos

Según el director del Instituto de Medicina Natural y prevención de la MUM, Robert Schneider, estos resultados son los efectos más fuertes documentados que se producen por una intervención cuerpo-mente en relación con las patologías cardiovasculares.

"El efecto ha resultado ser tan grande o mayor que el de los tratamientos farmacológicos para enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, estos pacientes continúan aún tomando tratamientos estándar, pese a que este efecto le supera", apunta Schneider.

Para el profesor de Medicina Theodore Kotchen, coautor de este estudio, en los hombres y mujeres afroamericanos con enfermedades cardíacas, la meditación trascendental reduce la probabilidad de morir, de sufrir infartos de miocardio no mortales e ictus no mortales en un 47%.

Según Kotchen, "la meditación debería ser considerada como un complemento, no como un sustitutivo, para la medicación normal".

El efecto de la meditación

Los autores de este trabajo realizaron más análisis en dos subgrupos: uno formado por los pacientes que presentaba un alto cumplimiento de los programas de medicación y otro con los mayores niveles de estrés.

Descubrieron que los pacientes que mejor seguían su tratamiento presentaban una reducción de la tasa de muerte, infarto e ictus incluso mayor (66%), mientras que el subgrupo de personas con mayores tasas de estrés presentó una reducción del 64%. // 20minutos.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top