Un estudio europeo parece que nos da algunas respuestas:

  • El 62% de los españoles es más propenso a cuidar su aspecto para aumentar la confianza en ellos mismos que para impresionar a los demás.
  • En España, la gente prefiere aparecer radiante antes que aparentar ser cinco a diez años años más joven.
  • El 61% admiten que si hubieran podido permitirse los tratamientos de estética antes para frenar los signos de envejecimiento se lo hubieran hecho mucho antes.
  • Ni hombres ni mujeres ocultan ya que se realizan tratamientos para mejorar el aspecto físico.

Los cambios sociológicos acaecidos en las últimas décadas reflejan que la forma en que percibimos nuestra propia apariencia ya no viene definida por nuestro estado civil o nuestra posición laboral como ocurría anteriormente -según los resultados obtenidos de una encuesta de carácter europeo, promovida por la compañía americana Allergan. El objetivo de la encuesta “La nueva cara de la belleza”, realizada en Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y España, ha sido el de obtener una visión general sobre sus puntos de vista entorno a la belleza y al paso de los años. La encuesta, completada por más de 10.000 personas (aproximadamente 50% hombres y 50% mujeres) y con edades comprendidas entre 20 y 60 años, revela que en promedio es a los 36 años cuando la mujer inicia sus tratamientos de belleza,siendo Reino Unido el país donde antes estiman el comienzo de los mismos a los 33 años y Francia el que más lo demora (a los 38,3 años).

Aumentar la confianza en uno mismo es el principal causa para someterse a tratamientos estéticos pero no es el único. Entre los motivos más frecuentes destacan:

  • Lucir un buen aspecto ante un evento importante
  • Prepararse antes de salir de vacaciones
  • Acudir con aspecto saludable a una entrevista de trabajo.

El estrés, una de las principales causas del envejecimiento facial

Existe una gran variedad de motivos que se reconocen como factores contribuyentes al envejecimiento facial, estos incluyen el daño solar, el tabaquismo y la mala alimentación, pero el estrés juega un papel importante en la aceleración del proceso de envejecimiento. Así lo afirmaron el 73% de los alemanes, el 64% de los italianos, el 59% de los franceses, el 57% de los españoles y el 48% de los británicos. Si consultamos al Dr. Jesús Sierra, con más de 20 años de experiencia nos confirma estos datos “total y absolutamente, una situación de estrés provoca en la mujer relajación muscular y expresión triste, literalmente y dicho de forma coloquial -se les descuelga la cara-”.

Aparentar menos edad, un deseo común de muchas europeas

Cuando se les pregunta a los europeos cuántos años les gustaría quitarse, la respuesta varía entre 4 y 9 dependiendo de los países, pero en general no es este el motivo principal para acudir a los expertos. El Dr. Sierra, de la Clínica Deam de Madrid manifiesta que “en España las pacientes nunca acuden a consulta con intención de lograr aparentar menor edad sino de lucir mejor y tener un aspecto fresco y radiante. Quieren un rostro saludable, luminoso, no quieren un cambio drástico que les cambie su expresión. Lo de rejuvenecer es muy subjetivo, realmente lo que hacemos es ralentizar el envejecimiento porque no quitamos años sino que con los tratamientos de estética prevenimos la flacidez. La paciente busca que todo el mundo les diga ¡Pero qué bien estás!”

A los 36 años la mujer suele iniciar ya sus tratamientos de belleza.

Es destacable señalar que alrededor de un 61% de los encuestados que ya se han sometido a diversos tratamientos de estética como rellenos con ácido hialurónico o pinchazos de toxina botulínica afirman que si hubieran podido permitírselo, se lo hubieran hecho mucho antes. Son conscientes que acudir al médico por primera vez con más de 70 años como ocurre en algunos casos es ya tarde de cara a lograr los beneficios que puedes obtener si acudes antes de la menopausia.

Los tratamientos de belleza inyectables son cada vez más populares

Por otro lado, es común entre la mayoría de los encuestados el deseo de eliminar el estigma social asociado al mantenimiento de la belleza.“Actualmente estamos en una época de transición, donde afortunadamente va disminuyendo la visión negativa que pudiera existir en décadas pasadas frente a los tratamientos de belleza- nos comenta el Dr. Jesús Sierra- Hoy en día, tanto los hombres como las mujeres que optan por mejorar y mantener su apariencia física en buenas condiciones lo hacen para sentirse bien con ellos mismos, por autoestima y no se ocultan. Cada vez son menos los pacientes que no quieren compartir sus cuidados estéticos con su marido o amigas”

Los tratamientos de belleza inyectables para promover un aspecto más natural y radiante son cada vez más populares en Europa, la demanda de dichos tratamientos permanece estable porque la gente no quiere renunciar a sus cuidados.// Saludycomunicacion.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top