Cremas antiedad. La expresión parece un absurdo. ¿O acaso es posible frenar el paso del tiempo y sus consecuencias sobre nuestro organismo? El negocio de las empresas de cosmética radica en esa idea, en que es posible frenar el tiempo, reducir los estragos de la edad en la piel.

Hasta ahora tenían un principio científico de su lado. Unas proteínas, llamadas sirtuinas, parecían capaces de aumentar significativamente la vida útil de algunos organismos. Sin embargo, los científicos han descubierto que las sirtuinas en realidad no afectan a la longevidad de los seres vivos.

Un estudio de la University College London (Reino Unido), junto a la Universidad de Washington (EE UU) y la Universidad de Semmelweis (Hungría), proporciona una evidencia casi concluyente de que los efectos sobre la longevidad de los animales vistos en experimentos anteriores no estaban relacionados con las sirtuinas.

El 'gen de la longevidad'

Las sirtuinas habían sido previamente relacionadas con el envejecimiento y la longevidad en la levadura, los gusanos nematodos y la mosca de la fruta, los organismos utilizados como modelos para la biología del envejecimiento humano.

Los investigadores habían demostrado que cuando los genes del organismo producen un exceso de sirtuinas su vida útil se extendía de manera significativa, en los nematodos hasta en un 50%.

Así fue que al gen productor de la sirtuina se le llamó 'gen de la longevidad '. Y basados en este 'gen' se comercializaron cremas antiedad que contenían resveratrol (un componente de origen vegetal encontrado en el vino tinto) con el supuesto objetivo de activar la producción de sirtuinas.

Sin embargo, investigaciones posteriores han puesto en duda que el resveratrol active la producción de esta proteína.

Reorientar la investigación

Tras varias pruebas, los investigadores han comprobado que son otros factores genéticos los que promovieron la longevidad observada inicialmente. Los observaron trabajando con gusanos y posteriormente, junto a científicos de la Universidad de Michigan, con la mosca de la fruta.

Según David Gems, director del estudio, que publica Nature, "estos resultados son muy sorprendentes. Las sirtuinas parecen no tener nada que ver con la extensión de la vida. Este trabajo debería ayudar a reorientar los esfuerzos científicos hacia los procesos que realmente controlan el envejecimiento".// 20minutos.es

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top