El AltoLa presidenta de la Mesa Contra la Violencia Sexual Comercial de la ciudad de El Alto, Elizabeth Zabala, calificó de ‘moteles’ a los alojamientos existentes en esa urbe,  debido a que no respetan ninguna de las tres normas que deben regular su funcionamiento como son: la Ley 2074 de promoción y desarrollo de la actividad turística en Bolivia, el Decreto Supremo 26085 y la Ordenanza Municipal 132/07. Por lo que, estos establecimientos no solo se convierten en fuentes de inseguridad, sino también en lenocinios clandestinos donde son explotadas sexualmente incluso niñas de 12 años.

A decir de la activista, la inoperancia de la Gobernación de La Paz, la ausencia de autoridad por parte de la Alcaldía alteña y la nula presencia policial, impiden clausurar estos espacios que son usados por redes de trata y tráfico para encerrar a adolescentes y jóvenes tanto bolivianas como extranjeras.

“No estamos en contra de esta actividad, si estuviera específicamente brindando el servicio a quienes lo deberían hacer, personas mayores de edad, pero nos alarma el hecho que muchos de estos alojamientos están sirviendo para ejercer violencia sexual comercial, es decir, para actividades netamente delictivas”, denunció Zabala.  

De acuerdo a datos oficiales de la Dirección de Turismo de la Gobernación paceña, en el municipio de El Alto existen 155 alojamientos en funcionamiento, sin embargo, datos de la alcaldía indican que operan 283 de estos negocios. Información de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) advierte la presencia de más de 700; situación que apunta a la inexistencia de un reporte oficial.

Por su parte, el representante regional de la Defensoría del Pueblo, José Luis Hidalgo, indicó que esta situación responde a los “vacios jurídicos”, que evitan que las instituciones llamadas a regular este tipo de actividades económicas puedan realizar alguna acción en contra de los propietarios de estos espacios.

“Lastimosamente existen vacios jurídicos, legales, no existe definición de competencias entre lo que se refiere al gobierno municipal y a la gobernación, en consecuencia, los datos que se tiene con referencia al funcionamiento legal o ilegal de estos alojamientos también difieren entre los datos que lanza el municipio y la gobernación; entonces en eso también encontramos que no existe una uniformidad entre las normas”, aseveró.   

Ambas autoridades coincidieron en afirmar que en la urbe alteña es presa de los denominados ‘combos’ (restaurants, discotecas y alojamientos), negocios que lucran a costa de ofrecer bebidas alcohólicas y albergar a menores de edad; además de ofrecer, en la mayoría de los casos servicios sexuales. 

Controles y sanciones

Durante 2010 la Gobernación de La Paz sancionó cerca de 50 alojamientos establecidos en la Ceja de El Alto, durante los tres primeros meses de 2011 apenas fueron inspeccionados unos treinta, desde abril hasta septiembre no se volvió a realizar ningún tipo de control.

En contraparte, la FELCC realizó, el 24 de agosto, un operativo en tres alojamientos de la urbe alteña (Monarca, Un paso al Illimani y Cristian), en la acción policial se descubrió una red de delincuentes que se dedicaban a prostituir a mujeres adolescentes.

Entre las pruebas acumuladas por la Fuerza Anticrimen se encontraron libros de cobros a “clientes”, que pagaron por cometer el delito de la violencia sexual comercial en contra de las adolescentes víctimas.

Zonas y tarifas

Datos de la Dirección de Seguridad Ciudadana de la alcaldía señalan que la Ceja del El Alto, la ex tranca de  Senkata y de Rio Seco, Villa Dolores, el cruce de Villa Adela, la zona 16 de Julio, son los puntos neurálgicos que concentran la mayor cantidad de alojamientos clandestinos. Asimismo se identifica una proliferación de estas actividades económicas en cercanías a la Universidad Pública de El Alto (UPEA).

Otros informes apuntan a la existencia de domicilios en los cuales se habilitan cuartos como casas de citas, centros de masajes; estando estas actividades ligadas a la explotación sexual comercial de menores.

En cuanto a los cobros que realizan los administradores de estos espacios, se evidencia que por diez bolivianos muchos adolescentes y jóvenes (en estado de ebriedad) pasan la noche en alojamientos cercanos a los bares existentes en el centro esa ciudad.

Ordenanza vigente

La Ordenanza 132 emitida el año 2007 por el Gobierno Autónomo Municipal de la ciudad de El Alto, señala, en su reglamento para expendio de alimentos y/o bebidas alcohólicas y funcionamiento de lenocinios, que “los moteles deben ser lugares debidamente autorizados de albergue transitorio en pareja (categoría d), que junto a lenocinios, deben abrir sus puertas a partir de horas 20:00 pm a 5:00 de la madrugada”.// Erbol

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top