Una de las afec­cio­nes más fre­cuen­tes que se pre­sen­tan en la re­gión del ano es la he­mo­rroi­des, lla­ma­do tam­bién al­mo­rra­nas. El por­cen­ta­je de hom­bres afec­ta­dos es ele­va­dí­si­mo, al igual que las mu­je­res, es­pe­cial­men­te du­ran­te la gra­vi­dez. Co­mo se sa­be, el rec­to es la par­te ter­mi­nal del in­tes­ti­no grue­so que de­sem­bo­ca en el ano por la par­te dis­tal y por la par­te su­pe­rior se une al asa sig­moi­dea.
LAS HE­MO­RROI­DES
Son ge­ne­ral­men­te di­la­ta­cio­nes de las ve­nas va­ri­co­sas del ano tan­to ex­ter­no co­mo in­ter­no.
Las he­mo­rroi­des ex­ter­nas se de­sa­rro­llan en el ex­tre­mo del ano, y no sue­le dar nin­gu­na sin­to­ma­to­lo­gía, a no ser que su­fran al­gu­na com­pli­ca­ción. De és­tas, la más im­por­tan­te es la trom­bo­sis, la cual se ca­rac­te­ri­za por el do­lor in­ten­so que pro­du­ce y por­que apa­re­ce una tu­me­fac­ción re­don­dea­da, azu­la­da o ro­ji­za, de ma­yor o me­nor ta­ma­ño.
Las he­mo­rroi­des in­ter­nas no se pue­de ob­ser­var a sim­ple vis­ta, se pue­den apre­ciar­se por la pal­pa­ción o con el rec­tos­co­pio; no obs­tan­te, con el tiem­po, a me­di­da que se van efec­tuan­do es­fuer­zos pa­ra lle­var a ca­bo la de­fe­ca­ción, la ten­den­cia de di­chas he­mo­rroi­des es ir sa­lien­do por el ano ha­cia el ex­te­rior.
LOS SÍN­TO­MAS:
–El sín­to­ma ini­cial es una le­ve he­mo­rra­gia de san­gre fres­ca acom­pa­ña­da a la de­fe­ca­ción, aso­cia­da a ve­ces con ma­les­tar y pi­ca­zón.
–El do­lor, es in­ten­so cuan­do se pro­du­ce una trom­bo­sis.
–Los nó­du­los he­mo­rroi­deos pue­den arras­trar ha­cia aba­jo la mu­co­sa anal, cau­san­do una ti­ran­tez pro­gre­si­va.
En to­dos es­tos ca­sos es muy im­por­tan­te rea­li­zar un exa­men rec­tal en ese mo­men­to, ya que aún si las he­mo­rroi­des es­tán pre­sen­tes, el mé­di­co de­be ase­gu­rar­se de que la he­mo­rra­gia no es­tá cau­sa­da por cán­cer del rec­to, en un tre­cho su­pe­rior.
TRA­TA­MIEN­TO:
En la eta­pa pre­li­mi­nar, las he­mo­rroi­des pue­den tra­tar­se ade­cua­da­men­te con una hi­gie­ne es­cru­pu­lo­sa, con lim­pie­za re­pe­ti­da mu­chas ve­ces al día; su­po­si­to­rios o po­ma­das des­con­ges­tio­nan­tes, con apli­ca­cio­nes lo­ca­les an­tiin­fla­ma­to­rias, así co­mo una se­rie de nor­mas die­té­ti­cas que evi­ten las co­mi­das pi­can­tes, evi­tar el es­tre­ñi­mien­to, el al­co­hol, el ca­fé. En cual­quier ca­so, si fra­ca­san es­tas nor­mas, hay que te­ner pre­sen­te que la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca ca­si siem­pre es sa­tis­fac­to­ria.// El Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top