Como  premisa y comentario previo, resulta interesante aludir al concepto de producto sanitario
incluido en las normas ISO, donde se define literalmente:
“Producto sanitario: Cualquier instrumento, dispositivo, equipo, material u otro artículo, incluidos los programas informáticos que intervengan en su buen funcionamiento, destinado por el fabricante a ser utilizado en seres humanos a fines de:
Blog de odontología- Diagnóstico, prevención, control, tratamiento o alivio de una enfermedad, compensación de una lesión o de una deficiencia
- Investigación, sustitución o modificación de la anatomía o de un proceso fisiológico
- Regulación de la concepción
y que no ejerza la acción principal que se desee obtener en el interior o en la superficie del cuerpo humano por medios que alcanzan su pretendida acción principal en o sobre el cuerpo humano por medios farmacológicos, inmunológicos ni metabólicos, pero a cuya función pueden contribuir tales medios.”
La redacción es farragosa pero todo el instrumental, tanto simple como complejo, debe ser contemplado bajo esta óptica.
Por otra parte, la norma UNE-EN 1639: 1996, define:
 
- “Instrumento dental: instrumento especialmente diseñado para el uso en el ejercicio de la odontología. Puede ser accionado manualmente  a motor o de ambas maneras”.
- “Instrumento dental accionado a motor: instrumento dental diseñado para ser accionado mediante una fuente de energía interna o externa de la que recibe la potencia necesaria para la función prevista”.
- “Instrumento dental accionado manualmente: instrumento dental diseñado para funcionar respondiendo a los movimientos del operador sin ninguna otra fuente de energía”.
Los instrumentos utilizados en odontología son múltiples. La mayoría proceden o han surgido de la propia práctica odontológica. Sin embargo, otros tienen su origen en la cirugía general, o en alguna de sus especialidades, y han sufrido las adaptaciones pertinentes. Al hablar en general de  instrumental suele pensarse únicamente en los llamados instrumentos o “herramientas” que maneja manualmente el operador. Pero la tecnología moderna ha puesto a nuestra disposición muchos otros tipos. Por ello, hay que recurrir al artificio de dividirlos en dos grandes grupos: los que vamos a denominar instrumentos simples y los que vamos a englobar como instrumentos complejos.
Los instrumentos simples, también llamados instrumentos estáticos, que se estudiarán en el presente
capítulo, engloban todo el conjunto de instrumentos manuales que el profesional acciona anualmente por sí mismo, sin otra ayuda o fuente exterior. Constituyen la inmensa mayoría de los utensilios de la práctica habitual. Pueden ser entendidos como pequeños útiles manuales específicamente diseñados para ejecutar diferentes técnicas y maniobras. Son auténticas “herramientas” que vienen a representar “prolongaciones de manos, dedos y uñas del operador”. Merced a ello, éste puede concentrar y dirigir su actividad profesional de forma eficaz, precisa, puntual y, cuando es necesario, potente.
Los instrumentos complejos, que reciben también el nombre de instrumentos dinámicos, son aquellos que poseen un cierto grado de complejidad tecnológica y que, a pesar de estar manejados por
la mano del profesional, necesitan estar conectados a una unidad específica (fuente de energía o máquina) que les suministre alguna característica propia tal como aire comprimido (instrumentos rotatorios), luz halógena (fotopolimerización), corriente eléctrica rectificada (bisturí eléctrico), presión negativa (aspiradores quirúrgicos), ultrasonidos, láser, etc. Se estudiarán en los capítulos siguientes.
MANEJO, SEGURIDAD,  ETC. DE INSTRUMENTOS Y MATERIALES, ESTÁ SUJETO A NORMATIVAS Y REGULACIONES INTERNACIONALES Y QUE ÉSTAS SON PERIÓDICAMENTE ACTUALIZADAS.
ES PRECISO ACLARAR QUE TODO LO QUE SE REFIERE A CONSTITUCIÓN, POR ELLO, SIEMPRE ES ACONSEJABLE CONSULTAR LA EDICIÓN MÁS RECIENTE DE LA NORMATIVA Y LA INFORMACIÓN DE LOS PROPIOS FABRICANTES QUE, GENERALMENTE, VIENE PROPORCIONADA EN FORMA DE  NORMAS DE USO, FOLLETOS ILUSTRATIVOS Y MATERIAL DE ACONDICIONAMIENTO EN GENERAL.
La propia naturaleza de los instrumentos complejos significa, necesariamente, que poseen cables, conducciones, alimentadores, etc. que los unen a algún área “centralizada” y concreta. Pueden constituir unidades independientes depositadas sobre cualquier superficie o mesita (fija o rodante) o estar incluidos en el conjunto constituido por el equipo o columna, como una subunidad del mismo.//UCM

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top