La medicina espacial es un área multidisciplinaria que hay que posicionar entre los tomadores de decisiones en México para destinar recursos y generar empleos, dijo Javier Mendieta, director de la Agencia Espacial Mexicana (AEM) durante el tercer foro Hacia nuevos horizontes de la medicina. Medicina espacial y ciencias afines que se llevó a cabo en el Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga el pasado 20 de mayo.

La aeronáutica provee más de 50,000 empleos directos de alto nivel, creciendo a dos dígitos al año en 310 empresas en 19 estados de la República (...) la única manera de transitar hacia adelante es a través del conocimiento, la creatividad y la imaginación”, dijo el experto.

Los resultados de las investigaciones se ven reflejados en sistemas y tecnología que utilizamos en la actualidad, como sistemas de navegación por GPS, teléfonos celulares, cajeros automáticos, medicamentos y servicio meteorológico, entre otros.

En México algunos proyectos que se están realizando son creación y uso de softwares para analizar datos de mapas de riesgo, por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, así como mapeo en la densidad de crímenes, delitos por abuso sexual, violencia intrafamiliar o grado de marginación, entre otros. También analizan datos de enfermedades en la población como obesidad o enfermedades provocadas por la mala calidad del aire.

Medicina en la UPEAEnrique Pacheco Cabrera, coordinador general de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico Espacial de la AEM presentó el Programa Nacional de Actividades Espaciales, que tiene como prioridad coadyuvar a resolver los problemas nacionales, impulsar la innovación e inversión pública y privada, y la construcción de capacidades y competencias en el sector espacial para  posicionar a México a nivel internacional.

Salud de los astronautas

Uno de los problemas que se pueden presentar en las misiones espaciales son las complicaciones en la salud de los astronautas.

Klintsy Torres, del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias comentó que una de las situaciones más graves que enfrenta la tripulación es el exceso de humedad y la formación de hongos.

En la Estación Espacial Internacional no se cuenta con sistemas de ventilación, lo que puede dañar seriamente estructuras, como cables o fuentes de agua”, detalló Torres, lo anterior sin mencionar los problemas que pueden provocar en el sistema respiratorio de los astronautas.

Por su parte, el gineco-obstetra e investigador en medicina, Carlos Briones Garduño, explicó cómo podría ser posible el desarrollo de un ser humano en la microgravedad y bajo los efectos de la radiación cósmica.

“Estamos en pañales en la biología de la reproducción, la evidencia es escasa. El futuro es lograr ambientes sin microgravedad y radiación en embriones humanos y que pudiera probarse esto para lograr desde la fecundación hasta el nacimiento de individuos normales.

La biología en desarrollo es un campo apasionante que tiene un enorme futuro, por ello queremos inspirar a jóvenes estudiantes de medicina a que se especialicen es medicina aeroespacial y a la investigación”, finalizó Briones Graduño.

El foro Hacia nuevos horizontes de la medicina. Medicina espacial y ciencias afinesfue organizado por la AEM, la Sociedad Mexicana de Medicina del Espacio y Microgravedad, y la Academia Nacional de Medicina de México.// Dinero en imagen

___

Fortalecen la medicina espacial en México

La medicina espacial es un tema que busca tener mayor impacto en la comunidad científica del país. Para esto se realizó el Tercer Foro de Medicina Espacial Hacia nuevos horizontes de la medicina organizado por la Agencia Espacial Mexicana (AEM), la Academia Nacional de Medicina de México (ANMM) y la Sociedad Mexicana de Medicina del Espacio y Microgravedad (Sommem).

El evento se llevó a cabo en el Hospital General de México, un hecho relevante pues es la primera vez que una institución médica acoge un evento cuyo tema sea la medicina espacial, por lo que se espera vaya en crecimiento el apoyo hacia esta área científica. En este foro se expusieron investigaciones y trabajos mexicanos que se realizan actualmente y que incentivaron la participación de los jóvenes a incursionar en la medicina del espacio.

El foro forma parte del impulso de una agenda compartida por estas instituciones cuyo fin es estimular la aplicación y el desarrollo de la investigación científica y tecnológica de la medicina espacial y las ciencias biológicas espaciales en nuestro país. Esto con el objetivo de que a mediano y largo plazo exista la gradual incorporación de la tecnología de telecomunicaciones a tareas como los servicios de salud a distancia a la población y el monitoreo satelital de enfermedades, denominados telesalud y cibersalud, respectivamente. 

El evento contó con la presencia inaugural de la AEM, la Sommem, el capitán de navío SSN MCN Anest. Ped. DEM Juan Alberto Díaz Ponce Medrano, el presidente de la Academia Mexicana de Cirugía, el doctor Jesús Tapia Jurado; Ramiro Iglesias Leal, del Centro de Desarrollo Aeroespacial del Instituto Politécnico Nacional; el director del Hospital General de México, el doctor César Athié Gutiérrez; el doctor Lino Cardiel Marmolejo, del Hospital General de México; el doctor Armando Mancilla Olivares, de la ANMM, y el doctor Felipe Sandoval Magallanes, del Hospital General de México.

Horizonte espacial

La medicina espacial es la rama de la medicina que estudia la adaptación y comportamiento del organismo humano bajo condiciones y ambientes de microgravedad, así como la ciencia aplicada a resolver cuestiones de salud con uso de infraestructura o tecnología espacial. A partir del desarrollo de la medicina espacial es que se han obtenido beneficios aplicables a la vida cotidiana en la Tierra, por ejemplo el marcapasos cardiaco reprogramable a distancia o la producción de fármacos puros en condiciones de microgravedad.

La medicina espacial es la evolución natural de la medicina naval y la medicina aeronáutica. “En 1916 el vuelo aeronáutico era nuevo, incipiente y prácticamente poco conocido. En sus primeras etapas, una persona de cada mil moría por accidentes o afectaciones de vuelo. Hoy esta cifra sería impensable dado el número de vuelos aeronáuticos, actualmente equivaldría proporcionalmente a un millón de muertos. Luego se redujeron los costos y riesgos, al mismo tiempo se desarrolló la medicina aeronáutica para preservar la vida humana en asuntos relacionados al viaje aéreo”, platicó el director general de la AEM, Francisco Javier Mendieta Jiménez.

“México está empezando a formar parte de la medicina espacial. La AEM es de reciente fundación y, dada la importancia del tema, estableció una gerencia de medicina espacial. El país está comenzando a dar sus primeros pasos”, dijo el presidente de la Sommem, Raúl Carrillo Esper.

Para lograr llamar la atención de la población mexicana a este tema poco conocido, se ha trabajado arduamente en la divulgación y difusión de esta. El siguiente paso es incentivar a jóvenes estudiantes, médicos en formación, tecnólogos y profesionistas relacionados con la medicina, a que se involucren en el desarrollo espacial, sobre todo en la investigación, y lograr así sentar las bases para una generación futura de médicos e investigadores mexicanos especialistas en la medicina espacial.

“México ya está trabajando en estos objetivos y un ejemplo claro es el Tercer Foro de Medicina Espacial donde se da a conocer lo que hace México y las áreas de oportunidad para abrir este nicho muy importante”, expresó Carrillo Esper.

Parte fundamental de este esfuerzo ha sido el gobierno mexicano y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que, en conjunto, otorgan fondos para que se realicen proyectos científicos, y en cuanto a la medicina espacial no es la excepción, pues existe el Fondo Sectorial AEM-Conacyt que apoya estas iniciativas de investigación.

En el mes de septiembre se presentarán trabajos mexicanos sobre medicina espacial en el Segundo Congreso de Medicina Espacial para dar a conocer a la comunidad internacional lo que se trabaja en México y donde se espera mayor participación de jóvenes para su involucramiento.

En el evento se adelantó la próxima publicación de un libro de medicina espacial que trabajará en dos vías, una propuesta normativa y el aspecto médico científico, que será mayormente emanado y coordinado por la AEM y ANMM.

“Lo que sigue es lograr más convenios con instituciones, crear gente preparada, conseguir becas y realizar investigación”, concluyó Raúl Carrillo Esper.// Conacyt

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top