Padeció el síndrome Guillain Barré y quedó con inamovilidad en parte de su cuerpo. Fue el mejor promedio de su generación; se siente discriminado, pese a tener experiencia y especializaciones. José Luis Hinojosa se resiste a darse por vencido

El médico veterinario José Luis Hinojosa Hinojosa aún recuerda aquella mañana en Los Pinos cuando los mejores alumnos del país desayunaban junto al entonces Presidente de la República José López Portillo; iniciaban los ochentas.

El mejor de su generación (1975 – 1980) y de todos los que egresaron después en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia en Ciudad Victoria nos recibe en una Modesta vivienda de alquiler en el Infonavit “Las Adelitas”.

El médico José Luis Hinojosa, una eminencia en el mundo de la medicina veterinaria, después de su lucha contra el síndrome de Guillain Barré, que le atacó hace 11 años, lucha contra su discapacidad.

Medicina veterinaria y zootecnia en la UPEA“No puedo mover las manos, no puedo apretarlas para poner una inyección a un animal, si camino una cuadra se me debilitan las piernas. Necesito una silla de ruedas, cuando salgo lo hago en mi camioneta que ahora está descompuesta y para arreglarla se necesita dinero, no tengo trabajo, todo esto es muy triste para mí, me enoja mi situación”.

Pero también lucha contra el desempleo, contra la discriminación de los que creen que la discapacidad física es incapacidad cerebral, sus batallas son sobrehumanas porque dejan ver la indiferencia de la sociedad misma y el Bullying que puede llegar a sufrir una persona que cae en desgracia, los vistos como débiles.

En los últimos días que han sido difíciles para El Doctor, porque no tiene cómo costear el medicamento ante la falta de dinero, a su hija mayor se le ocurrió el uso de las redes para atender consultas en línea.

“Apenas llevamos dos días y ya le están consultando. No pedimos una cuota de consulta, sino un donativo que se deposita en un número de cuenta en una tienda Oxxo. Mi papá les dice que es lo que deben de hacer los dueños de las mascotas y yo soy su secretaria, mi papá sabe muchísimo, y además también lo hicimos como un tipo de terapia, para que se sienta útil porque se deprime mucho”, señala su hija mayor que es maestra pero no tiene una plaza sino que trabaja por horas.

Hace 11 años, el 23 de mayo no se olvida para el médico.

Medicina veterinaria y zootecnia en la UPEA“Andaba en el campo trabajando cuando no pude mover una mano, después la otra, así de pronto sentí la inmovilidad. Los médicos no encontraban qué tenía porque los análisis salían bien, hasta que ya no pude mover la totalidad del cuerpo y estuve internado 4 meses en el hospital universitario, mientras todos mis órganos se iban deteriorando y los médicos decían que no iba a vivir”.

Para que el síndrome de Guillain Barré se presente en un organismo deben conjugarse 4 factores.

“En mí se presentaron los 4 que fueron un virus estomacal o de gripa, una mala alimentación, un piquete de garrapata y el estrés. Yo trabajaba mucho, no tenía tiempo ni de comer, así que el síndrome me pegó fuerte. Yo no sabía que existía algo así, después que salí de la gravedad aún tardé otros 4 meses para hablar, el cuerpo se iba de lado, no tenía control alguno”.

El nivel de vida de la familia cambió drásticamente, dejaron la casa bonita, vendieron la camioneta, la hija mayor asumió la carga de tres hermanas más que estudiaban carreras y el costo de la enfermedad porque el médico no tenía seguro, pues trabajaba por honorarios.

Originario de Mier, Tamaulipas desde joven mostró un amor por la medicina humana y animal, le gustaba andar al aire libre, estudiar por su cuenta, antes de graduarse comenzaría a trabajar.

“Mi promedio de 9.8 nadie lo ha superado después en la facultad. El premio a la dedicación fue ir a desayunar con el Presidente López Portillo. Fuimos los mejores de cada facultad. Yo le he preguntado a Dios por qué me escogió a mí para algo tan difícil, a alguien que sólo le gustaba estudiar, nunca fui malo, tengo un alto sentido de la ética y de ayudar a los demás. Le sigo pidiendo a Dios que me ayude, me siento discriminado, abandonado, sin apoyo de nadie”.

Mucho tiempo trabajó en el municipio de Aldama, donde ayudó a conseguir un lugar a los ganaderos para que se organizaran los hombres más ricos de la región, con hasta 3O mil cabezas de ganado. Conocieron la capacidad de este magnífico veterinario.

Medicina veterinaria y zootecnia en la UPEA“Pero el trabajo se fue acabando, ahorita yo puedo manejar hasta allá en mi camioneta, pero tendría que pagar a un ayudante para que inyecte a las vacas. La capacidad la tengo, estudié la maestría en Ciencias y Especialidad en Bovinos productores de carne”.

A muchos lugares ha ido a buscar trabajo con su currículum bajo el brazo, pero la respuesta cuando conocen su discapacidad física es negativa, sin saber que el Médico podría escribir muchos libros para las nuevas generaciones, impartir clases y hasta ser jefe de una unidad médica, si la voluntad de apoyar a nuestras personas con capacidades diferentes existiera.

A la vez que muestra el kardex con sus altas calificaciones. También enseña el nombramiento como promotor del voto que un día le diera su partido político, PRI, pero ya no lo buscaron, y hace 8 meses que el DIF le retiró el apoyo de despensa que le daban.

“No es la comida, porque el alimento mi papá aquí lo tiene con nosotros. Él vive conmigo y yo lo quiero mucho, es el hecho de sentirse discriminado por su discapacidad”, agrega su hija.

El costo de los antidepresivos que consume es de 800 pesos mensuales, el andador requiere ser cambiado por otro nuevo, además necesita de una silla de ruedas para andar por la casa.

A cambio de las asesorías y consultas médicas y veterinarias a través de su página de Facebook MVZ José Hinojosa se reciben donativos a la cuenta BBVA Bancomer 4152312270685321.

La vida es una rueda, a veces arriba, a veces abajo, ¿Quieres ayudar al veterinario José Luis Hinojosa?

Llama también al teléfono 017 2271753 .// Editorial Cinco

Medicina veterinaria y zootecnia en la UPEA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top