El mundo de la psicología es posiblemente uno de los más desconocidos para cualquier persona. Lo habitual es que pensemos en estos profesionales como una vía para superar trastornos emocionales, siempre que se hayan agotado todos los demás recursos. Ir al psicólogo es para muchos reconocer una derrota o un síntoma de enfermedad mental. Sin embargo, esta imagen distorsionada y simplista no se corresponde con la realidad. Aunque nos centraremos en la labor que desarrollan psicologos Malaga, todo esto se puede aplicar a estos en general.

Lo primero: no existen las fórmulas mágicas

Quien piensa que ir al psicólogo es encontrar una fórmula infalible para solucionar cualquier trastorno está bastante equivocado. El éxito de una terapia depende de innumerables factores, entre los que destacan el compromiso de quien va a la consulta de este profesional.

Ponerse en manos de un psicólogo es igual que hacerlo con un médico. Si el paciente recibe instrucciones para un tratamiento que le va a ayudar a recuperarse, pero no hace caso, este tratamiento no funcionará. Hay que involucrarse de lleno en ello y querer curarse. Lo mismo sucede con quien se acerca a la consulta de un psicologo Malaga. No puede ir pensando que su problema va a desaparecer por arte de magia, sino que necesitará más o menos esfuerzo, dependiendo de cuál sea y el grado al que haya llegado.Psicología en la UPEA

Un psicólogo y un psiquiatra no son lo mismo

A menudo se tiene la idea de que la psicología y la psiquiatría son prácticamente iguales y que se puede acudir indistintamente a uno u otro en busca de ayuda. Aunque es cierto que ambos se concentran en la salud mental, y puede que apliquen determinadas terapias de la misma forma, las diferencias entre una y otra profesión son notables.

Para empezar, los estudios que realizan son diferentes. Un psicólogo cursa la carrera de psicología, que puede ser más o menos larga en función de si decide ser terapeuta, asesor o doctorarse en ella. Un psiquiatra es un médico y por tanto estudia la carrera de medicina, tras lo cual se especializa en la rama de la psiquiatría.

Por ello, un psiquiatra Malaga tiene capacidad para recetar fármacos al estar capacitados para elaborar un diagnóstico y determinar qué tratamiento es el adecuado. En cambio, un psicólogo no puede hacerlo, ya que no ha hecho la carrera de medicina. Es decir, un psicólogo no es médico aunque no por ello signifique que su labor no tiene importancia.

La psicología no es para quienes tienen problemas mentales

La labor de un psicólogo no se encarga del tratamiento de la salud mental. En realidad, cuando surgen estos problemas es el psiquiatra quien debe hacerse cargo. Un psicólogo puede ayudar a mejorar el estado de ánimo, pero si existe un problema más grave, su capacidad es limitada. De hecho, es bastante probable que él mismo recomiende buscar otro tipo de ayuda, a no ser que además de psicología cuente con formación en psiquiatría, como algunos psicologos Fuengirola.

La psicología abarca más que ayudar a la gente con sus emociones. De hecho, cada vez es más habitual encontrar a estos profesionales en otras áreas como el diseño o la publicidad. ¿Por qué? Porque su trabajo consiste en conocer la forma de pensar de la gente, su comportamiento en función de determinados elementos a los que se exponen, información con la que se pueden hacer los cambios que sean necesarios para que nuestro entorno sea más amigable.

No. Para ir al psicólogo no hace falta estar loco.// Estrella Digital

___

Psicología en la UPEA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top