Doctores tiene la ciencia de la sociología para no usar esta palabra en vano, pero, a falta de una denominación mejor, tomémosla en minúscula, y con precaución, para los apuntes de un mero observador, un transeúnte que, cansado de procés, Brexit, Trumpantojos y… CR7, se fija en otras cosas para ir pasando el rato. Seguro que más de una vez ha reparado en esa amiga que cambia su foto de perfil de Whatsapp (en adelante Guasá) casi cada día, o en el que la puso hace años y no la ha modificado. Por mi foto del perfil del Guasá me conoceréis, podría decirse. Y a veces es verdad. Veamos algunos tipos de perfiles:

1.- Los anónimos. Los anónimos (vale también para ellas, pero como uno no es político lo dirá en correcto, todavía, español) son quienes no tienen foto de perfil. Normalmente son profesionales liberales, o autónomos, cuyos teléfonos son herramientas de trabajo y no pierden el tiempo cambiando fotos ni quieren que el acreedor que los machaca a llamadas vea también sus caras a diario.

2.- Los autoayuda. Es uno de los tipos más extendidos. Viven enganchados a su celular y cambian la foto del perfil casi a diario. Suelen poner fotos con frases muy de Paulo Coelho y otras autoridades. Frases grandilocuentes sobre el amor, la vida, el tiempo, nunca, nunca sobre la muerte (esa bicha no se nombra). Las frases suelen ir sobre un fondo paradisíaco: puestas de sol, playas polinesias, etc. Una variante del autoayuda es la del autoayuda con destinatario. Ese guaseador que coloca una de estas frases que de tan profundas no pueden ser más superficiales para que la lea alguien muy concreto y hacerlo reflexionar sobre la brevedad de la vida, su capacidad de amar o lo muy bien que está desde que lo perdió de vista.

Sociología en la UPEA3.- Los padrazos. Tal vez habría que escribir los "progenitores", para ir con los tiempos. Como en los casos anteriores se da tanto en hombres cuanto en mujeres. Son esos padres cuyas fotos de perfil del Guasá están siempre protagonizadas por su/s hijo/s. La niña vestida de abejita en la fiesta del cole, el niño con la cara llena de tarta de su primer cumple, los hermanos en la piscina. Los padrazos jamás ponen su foto o la de su pareja en su perfil. Siempre y sólo fotos de la prole. Orgullo de prole.

4.- Los enamorados. Así como los hay que sólo colocan al fruto, o los frutos, de su amor, los hay que se empeñan en mostrarnos lo enamorados que siguen de sus parejas, tantos años después, y si cambian su foto de perfil es para sacarlas aún mejor. La foto de esa cena veraniega en la que aparecía relajada, feliz, se cambia por otra de esa boda o celebración en la que lucía palmito y estaba aún más guapa. Por cierto, si se habla en femenino es porque hablamos de la pareja (vale para todos los sexos, sean cuantos sean ahora).

5.- Los nostálgicos. Tienen todo un arsenal de fotos antiguas guardadas y las van renovando periódicamente. Se ve que son ellos, porque la textura de la foto, los cuellos de las camisas, los peinados, no pueden engañar. Ahora él está calvo o ella tiene el pelo menos rubio, pero esos ojillos vivarachos, esa nariz que ya apuntaba, son suyas. Los nostálgicos son padrazos que ahora, cuando se fijan en sus hijos, recuerdan su niñez y, ay, piensan que los paraísos sólo se reconocen como tales cuando se han perdido. O, como dijo el otro, que mientras se es feliz no se repara en la felicidad.

6.- Los triunfadores. Pisan fuerte, están a gusto con sus vidas, satisfechos de su trabajo y moderadamente felices en la familia que formaron: han triunfado. Son exigentes, seguros de sí mismos, a veces parecen soberbios pero no lo son (o creen no serlo). Sólo ponen fotos de sí mismos en el perfil del Guasá. Las cambian de tarde en tarde. Más por renovarlas algo que porque ya no les gusten. Suelen verse bien en todas. Sus vidas encajan con ellos como guantes. Las cambian como cambian las estaciones, o pasa el tiempo, pero nada más. El tiempo nunca les pesa.

7.- Los animalistas. Viven para su gato o su perro y, claro, su animal de compañía, algo más que un animal, tiene que estar en su foto de perfil. La modifican, porque hay que ver las monadas que hacen, pero siempre, siempre son sus animalitos los que figuran en su móvil.

8.- Los devotos. Se dan en todos los lares pero por aquí abundan más. Si cambian la foto es para poner otra de los titulares de su Hermandad o devoción.

9.- Los guasones. Son quienes saben que entre el Guasá y la guasa sólo media una tilde. Varían de foto del perfil con cierta compulsión. Son tantos los chascarrillos que les llegan, las payasadas hechas, que les cuesta mantener la misma foto. Un grafiti leído en una pared, el azulejo de un colmado antiguo, uno mismo haciendo el tonto o posando con innegable gesto de burla suelen sucederse en los perfiles de los guasones.

Estos tipos no son incompatibles. Se puede pasar por varios sucesivamente. Por éstos y por cuantos se han quedado en el tintero. Porque a buen seguro que a usted, lector, se le están ocurriendo algunos más.// Diario de Sevilla

___

Sociología en la UPEA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top