Los motivos que nos llevan a elegir una profesión son muchos, ya sea por continuar con una tradición familiar, un libro que nos conquistó, una persona que nos cautivó con su labor, un viaje, una historia en el periódico o incluso, una película.

En cualquiera de los casos, si la medicina es tu vocación, no puedes dejar de ver la lista de películas que te recomendamos porque además de ser un buen método para descansar de tu estudio, puede ser un fiel reflejo de lo que vivirás tras conseguir tu plaza de residente.

Una de las películas cinematográficas más míticas del gremio de la medicina es “El Doctor” (1991), un film que narra la historia de un médico al que se diagnostica cáncer y cambia por completo su forma de ver la realidad al estar en el lado del paciente.

Otro imprescindible es “Sicko” (2009), un documental que denuncia el sistema de salud actual norteamericano que excluye a más de 50 millones de personas que no pueden acceder a él, mientras que las compañías privadas y aseguradoras premian a los empleados que más rentabilidad les proporcionan al denegar reclamaciones de los asegurados.

El caso real de Ben Carson fue llevado a la gran pantalla a través de la película “El mundo en sus manos” (2010), una historia de superación de un niño, hijo de padres separados, rodeado de pobreza y prejuicios raciales. En este largometraje se demuestra que la imaginación, la  inteligencia y la confianza en uno mismo, te pueden llevar a conseguir lo que quieras, incluso a a convertirte en uno de los mejores neurocirujanos del mundo.

El hombre elefante” (1980) está basada en una historia real que invita a hacer una reflexión sobre la vida, la sociedad y los prejuicios que proyectamos hacia otros sin apenas conocerlos. El caso de Joshep Merrick, un hombre que sufre una gran deformación de nacimiento por culpa de una extraña enfermedad, no deja indiferente a nadie y menos aún cuando un cirujano y profesor de la universidad le conoce siendo utilizado para espectáculos ambulantes por su aspecto monstruoso.

La película española “Planta 4ª” (2003) se ha convertido en un referente sobre los temas que están a la orden del día en cualquier planta de oncología de un hospital, pero tratada desde el punto de vista de cuatro adolescentes que sobrellevan la enfermedad gracias a su alegría constante y ganas de vivir.

Patch Adams” (1998) es el mejor ejemplo de que la medicina también puede tratarse con sonrisas. Un médico capaz de hacer cualquier cosa para mejorar la calidad de vida de sus pacientes. Con sus terapias basadas en la risa, revolucionó la comunidad médica.

// Promir

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top