A continuación se plantean una serie de casos prácticos de niños y niñas de la etapa de Educación Infantil que tienen problemas de conducta. El objetivo es pensar en estrategias para trabajar su conducta de forma que aprenda conductas alternativas adecuadas y poco a poco maduren.

- El hermano se encuentra leyendo un interesante libro. Vas tú y se lo tiras. El hermano entonces le pregunta por qué hace eso. Tras la conversación, le dice que no le hará nunca más caso cuando se comporte de esa manera, y que lo hará si se porta mejor. Se le pedirá que vuelva a molestar al hermano, y éste no reaccionará nada. Yo haré de narrador de la historia, y le haré preguntas a Joaquina para saber si realmente desea eso. Si definitivamente no lo desea, le pedirá disculpas y volverán entonces a hacer cosas juntos. Se le explicará cómo debe comportarse y cómo conseguir la atención de su hermano, representándolo con títeres.

- Joaquina ha roto un jarrón de su abuela, y la madre se enfada con ella. Joaquina le echa la culpa al hermano. La madre entonces busca al hermano y le regaña, éste lo niega todo, pero durante la discusión termina pegando al hermano. Éste llora diciendo que no es justo, que él no ha hecho nada y no merece que le peguen. Se intentará trabajar la empatía con Joaquina, que se ponga en lugar del hermano, que comprenda que él se siente muy triste. Luego repetiremos la secuencia enseñando la conducta adecuada. En todo momento se interaccionará con los títeres.Ciencias de la educación en la UPEA

- Joaquina no se quiere comer un delicioso plato de judías. Discute con su madre muy agresivamente, insultándola y echándola en cara que es una mala cocinera. Llega a tirar el plato. Comienzan a discutir y la hija responde continuamente a la madre. La madre hace como que le pega en el culo y luego la castiga. Luego la madre se echa a llorar por todo lo que ha ocurrido y se lamenta, diciendo que es una mala madre. Se le pregunta a Joaquina si es correcto tratar así a su propia madre. Se le pregunta si debería pedirle disculpas, y así se hará. Luego se repetirá la escena, de forma que al final haya mucho respeto, y si no le gustan las judías, decírselo a su madre muy educadamente, y animar a la madre a prepararlas de otra manera (pedirlas en puré y que le eche algo de chorizo por encima).

- Joaquina coge un objeto. Su abuelo se lo quita porque teme que lo vaya a romper. Joaquina tira de él, quiere intentar quitárselo al abuelo. Éste no se deja, dice que no quiere que ella coja ese objeto porque es muy frágil y lo puede romper. Le dice que ya el otro día le rompió un juguete de su infancia, y que no quiere que le rompa ese objeto. Joaquina ahora comienza a pegarle puñetazos al abuelo, haciéndole daño y provocando que el objeto se caiga al suelo. Joaquina es castigada por su abuelo por haber provocado que el juguete se rompiera y por haber pegado a su abuelo. Se le pregunta a Joaquina si hizo lo correcto, y se le preguntará si piensa que su abuelo ahora es feliz con todo lo que ha sucedido. Le pide perdón, y ahora se repetirá de nuevo la escena, haciendo las cosas bien.

- Joaquina quiere salir a jugar al parque. El padre le dice que no es posible porque tienen que ayudar a su hermano a estudiar para un examen, y luego tienen que preparar una cena con unos amigos. Joaquina se enfada y comienza una rabieta. Se echa a llorar sin parar, gritando. Se le explica en todo momento lo que debe hacer. Se echa a llorar sin parar, sin parar. Entonces el padre la deja sola en un rincón, la agarra y la deja sola, y se va. Ella sigue llorando y nadie le hace caso. El padre en todo momento le dice que hasta que no se tranquilice y deje de dar patadas y estar enrabietada, no le hablará, y como ya lo ha hecho, pues le habla y le insiste por qué no pueden salir. Como conducta alternativa, se repite todo el proceso y en vez de hacer una rabieta, dirá "me gustaría salir, papá". El padre dirá que ahora no puede, pero que mañana jugarán juntos el doble de tiempo, y esto gustará a Joaquina.

- Es la hora de ir al colegio, y a Joaquina no le apetece ir. La madre va a buscarla a la cama, diciendo que debe levantarse y que es hora de vestirse. Joaquina se niega y la lía. La madre insiste en que debe ir al colegio porque es su obligación, pero Joaquina sigue negándose. Al final discuten y se ponen muy nerviosas. La madre intenta levantarla a la fuerza, le da azotes en el cuelo, la niña chilla y le dice a su madre que es tonta. Al final todos acaban llorando. Se le enseña la conducta alternativa y se representa con títeres. La niña dirá que no tiene ganas, la madre le insistirá y ella obedece.

Alternaremos las actividades de Emilio con las de Joaquina, para que todo sea más dinámico. Intentaremos que los dos participen en ambas, cada uno desde un rol determinado. Las dinámicas que trabajaremos en la sesión de hoy serán las siguientes:


  1. Vamos a dormir de nuevo (Joaquina): Vamos a intentar que vuelvas a dormir sola por las noches. Tenemos que intentar seguir combatiendo con esos monstruos que te asustan. No olvides las palabras mágicas que te enseñamos. ¿Sabes una cosa? Una buena forma de aprender a enfrentarse a los monstruos es visualizar que luchamos contra ellos. Piensa en todos esos monstruos que ves, vuelve a describirlos. ¿Qué les dirías a cada uno de ellos si los tuvieras delante? ¿qué podrías hablar con ellos? Yo tengo un aparato en este reloj que me permite convertirme en el monstruo que tú quieras. (Lo haremos y conversaremos con ella sobre lo que pretendemos. La idea es que les gusta dar miedo a los niños, pero no les hacen nada. Ahora, salen corriendo si les dices esa frase...). ¿Sabes que papá y mamás se sentirán muy orgullosos si tú sola te enfrentas a los monstruos? ¿y si además logras dormir sola sin molestar a nadie, ni llamarlos por las noches? Ellos te suelen dejar el agua, te acuestan y te desean buenas noches. Es hora de darles las gracias por todo dejándoles dormir tranquilos por las noches. ¿Por qué no lo hacemos.
  2. Echarle la culpa al hermano (Joaquina): Joaquina ha roto un jarrón de su abuela, y la madre se enfada con ella. "¡Joaquina! ¿Por qué has roto el jarrón!". Joaquina le echa la culpa al hermano. La madre entonces busca al hermano y le regaña, éste lo niega todo, pero durante la discusión termina pegando al hermano. Éste llora diciendo que no es justo, que él no ha hecho nada y no merece que le peguen. Se intentará trabajar la empatía con Joaquina, que se ponga en lugar del hermano, que comprenda que él se siente muy triste. Para ello, vamos a hacerle las siguientes preguntas: ¿Por qué le echas la culpa a tu hermano? ¿te gusta verle sufrir o ser castigado? ¿está bien echar las culpas a tu hermano? ¿te gustaría que tu hermano te echara las culpas de todo? Ahora representaremos una nueva secuencia usando de nuevos los títeres. Tu hermano ha roto la botella de whisky de tus padres mientras jugaba con un frisbee. Tu hermano agarra el frisbee y lo deja al lado de donde se encuentra su hermana. Los padres la ven, y preguntan qué ha pasado. Tu hermano dice que no sabe, que estaba jugando a la consola. Buscan a Joaquina, y ven que a su lado hay un frisbee: "¡Joaquina! ¿Por qué has roto el jarrón con el frisbee?". La regañan, ella lo niega y le pegan. En el momento de la regañina, interactuaremos con ella. Luego le preguntaremos: ¿Está bien que tu hermano te haya echado las culpas? ¿Entonces tú debes hacer lo mismo que él? Luego repetiremos la secuencia enseñando la conducta adecuada, para que la niña sepa transmitir su inocencia a pesar de todo. Por ejemplo, puede responder: "Yo no he sido, mamá. Yo estaba en mi cuarto, no llego a esa mesa. Mi hermano vino antes y me dio este frisbee". En todo momento se interaccionará con los títeres.
  3. Frustración: No puedo hacer lo que deseo (Emilio): Un niño llamado Jorge tiene ganas de ver el partido de fútbol entre el Sevilla y el Betis, ya que es muy fan del Betis. Está emocionado como en todos los derbis, deseoso de que por fin el Betis gane. Sus padres proponen ese fin de semana ir a visitar a unos amigos, y Jorge debe ir con ellos porque solo es un niño y tiene nueve años. Jorge se enfada y comienza a gritar diciendo que no es justo, que él quería ver el derbi y que son unos egoístas. Su madre le dice: "Teníamos pensado regresar antes del partido porque solamente vamos a visitarlos y comer juntos, pero después de como te has puesto, estarás castigado sin poder ver el partido".
  • ¿Qué opinas de la reacción de Jorge? ¿Qué hizo bien y qué hizo mal?

  • ¿Qué opinas de la reacción de sus padres? ¿Qué hicieron bien y qué hicieron mal?

  • ¿Cómo crees tú que tendría que haber reaccionado Jorge?

  • Representemos la situación, donde cada uno ejercerá cada rol, y analizaremos las diferentes respuestas. Luego nos cambiaremos los personajes y compararemos las actuaciones desarrolladas por cada uno.

  1. Tanto esfuerzo para esto (Emilio): Raquel es una niña muy trabajadora y estudiosa. Sus padres le han prometido que si aprueba todas las asignaturas con al menos un 9, la apuntarán a un grupo de baile. Ella está muy entusiasmada, y se esfuerza mucho para poder sacar un 9. Llegan las notas, y ha sacado dos 8. Raquel estalla y rompe las notas, y se echa a llorar, tirando la mochila al suelo y dándole patadas a lo que tiene alrededor.
  • ¿Qué opinas de la reacción de Raquel? ¿Qué hizo bien y qué hizo mal?

  • ¿Cómo crees que reaccionarán sus padres? ¿Y su tutor o tutora?

  • ¿Cómo crees tú que tendría que haber reaccionado Raquel?

  • Representemos la situación, donde cada uno ejercerá cada rol, y analizaremos las diferentes respuestas. Luego nos cambiaremos los personajes y compararemos las actuaciones desarrolladas por cada uno.

  • Molestar al hermano (Joaquina): El hermano se encuentra leyendo un interesante libro sobre el Cádiz. Llega entonces Joaquina y se lo tira de un manotazo. Joaquina comienza a partirse de risa. El hermano entonces le pregunta: "¡Eh! ¿Pero tú de qué vas? ¿por qué haces eso?". Comienzan a conversar. El hermano entonces le responde: "¿Pues sabes una cosa? No pienso hacerte más caso si no me pides perdón. No pienso decirte nada si sigues portándote así". Tras la conversación, le dice que no le hará nunca más caso cuando se comporte de esa manera, y que lo hará si se porta mejor. Se le pedirá que vuelva a molestar al hermano, y éste no reaccionará nada. Después de todo esto, debatiremos las siguientes cuestiones: ¿Qué opinas de todo esto? ¿te gusta que tu hermano esté enfadado así contigo y pase de ti? ¿por qué crees que está enfadado contigo? ¿te gustaría que tu hermano estuviese siempre enfadado contigo? ¿cómo crees que hay que tratar a los hermanos? ¿cómo podemos hacer que nuestro hermano sea más feliz y nos quiera? ¿cómo tenemos que comportarnos con él? Representaremos la situación delante de ella. Yo haré de ella y él de Emilio. Se le verá pidiéndole perdón y diciéndole que a partir de ahora no volverás a molestarle más y que le ayudarás siempre que lo necesite.

  • Romper objetos de otras personas (Joaquina): Joaquina coge un objeto. Su abuelo se lo quita porque teme que lo vaya a romper. Le dice lo siguiente: "¡Joaquina! Dame ese objeto, es muy delicado, se puede romper, y le tengo mucho cariño". Joaquina tira de él, quiere intentar quitárselo al abuelo. Éste no se deja, dice que no quiere que ella coja ese objeto porque es muy frágil y lo puede romper: "¡Joaquina, por favor, no seas mala! Te he dicho que no me quites eso, y deja de tirar de él, ¡que lo vas a romper! Y ya un día me rompiste un muñeco que tenía yo desde pequeño y me hiciste llorar". Joaquina ahora comienza a pegarle puñetazos al abuelo, haciéndole daño y provocando que el objeto se caiga al suelo: "¡Joaquina, ay, me haces daño! ¡Ay, no, mi juguete!". Joaquina es castigada por su abuelo por haber provocado que el juguete se rompiera y por haber pegado a su abuelo: "Estoy muy triste por lo que has hecho, Joaquina. Te has portado muy mal conmigo y has roto algo que me gustaba mucho. No pienso jugar contigo durante mucho tiempo, hasta que se me pase el enfado". A continuación, le haremos las siguientes preguntas: ¿Qué ha pasado, Joaquina? ¿Te sientes bien con lo que has hecho? ¿Cómo se siente ahora el abuelo? ¿crees que se merece que le desobedezcas de esa manera y le rompas sus cosas? ¿está bien que ahora no juegue contigo durante mucho tiempo? ¿qué podrías hacer para que te perdonase? ¿y para que no vuelva a enfadarse contigo? Le pide perdón, y ahora se repetirá de nuevo la escena, haciendo las cosas bien.

  • Hay días malos mientras hacemos deporte (Emilio): Matilda es una atleta muy veloz que va a disputar la carrera de los cien metros lisos. Lleva tiempo entrenando, y se ve muy confianza. Siente que va a ser capaz de optar a las medallas en el próximo campeonato. Llegó el día del campeonato, y estaba muy nerviosa. Con los nervios, se ató mal el cordón de una de sus zapatillas. Cuando se dio el pistoletazo de salida, Matilda salió corriendo muy veloz. Va en cabeza, y siente que va a ganar. De repente, se pisa el cordón del zapato y se cae. Al final todos la superan y ella termina última. Matilda siente que se ha hecho una injusticia y rompe a llorar, diciendo que jamás volverá a correr.

  • ¿Qué opinas de la reacción de Matilda? ¿Qué hizo bien y qué hizo mal?

  • ¿Cómo crees que reaccionarán sus padres? ¿Y su tutor o tutora?

  • ¿Cómo crees tú que tendría que haber reaccionado Matilda?

  • Representemos la situación, donde cada uno ejercerá cada rol, y analizaremos las diferentes respuestas. Luego nos cambiaremos los personajes y compararemos las actuaciones desarrolladas por cada uno.

  • No me encuentro bien (Emilio): Jaime está estudiando muy duramente para superar su examen de Ciencias Sociales. Necesita sacar una buena nota para conseguir una beca para ir a estudiar a Estados Unidos. De repente, debido a la tensión que está sufriendo, le entra un fuerte dolor de cabeza. Está haciendo el examen y no logra concentrarse. Confunde los enunciados, no se acuerda bien de nada...no hizo buen examen y lo suspendió. Al ver la posibilidad de no conseguir su ansiada beca, rompe el examen por la mitad y la maestra decide castigarlo y llamar a sus padres, quienes se enfadan con él, diciéndole: "La maestra iba a decir que iba a hacer una recuperación de este examen, así que podías haber aprovechado hasta para sacar mejor nota, y le han dado ganas de no hacértela por lo que has montado en clase. De momento estás castigado sin consola, y ya veremos si irás a Estados Unidos, porque con ese comportamiento te irá mal".

  • ¿Qué opinas de la reacción de Jaime? ¿Qué hizo bien y qué hizo mal?

  • ¿Qué opinas de la reacción de sus padres? ¿Qué hicieron bien y qué hicieron mal?

  • ¿Cómo crees tú que tendría que haber reaccionado Jaime?

  • Representemos la situación, donde cada uno ejercerá cada rol, y analizaremos las diferentes respuestas. Luego nos cambiaremos los personajes y compararemos las actuaciones desarrolladas por cada uno.

  • ¡Hay que ir al colegio! (Joaquina): Es la hora de ir al colegio, y a Joaquina no le apetece ir. La madre va a buscarla a la cama, diciendo que debe levantarse y que es hora de vestirse "¡Joaquina, vamos, que es hora de ir al colegio!". Joaquina se niega y la lía. La madre insiste en que debe ir al colegio porque es su obligación, pero Joaquina sigue negándose: "Joaquina, tienes que ir al colegio, tenemos todos que aprender. Tus amigas y tu señorita te van a echar de menos. ¡Vamos!". Al final discuten y se ponen muy nerviosas. La madre intenta levantarla a la fuerza, le da azotes en el cuelo, la niña chilla y le dice a su madre que es tonta. Al final todos acaban llorando. Se le enseña la conducta alternativa y se representa con títeres. La niña dirá que no tiene ganas, la madre le insistirá y ella obedece. ¿Por qué crees que nuestros padres insisten en que vayamos al colegio? ¿crees que lo hacen para fastidiar? ¿sabes los esfuerzos que tienen que hacer tus padres para ir al colegio? ¿qué podríamos hacer para compensarles?// Investigación en Educación



0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita

 
Top