Los procesos de transformación tecnológica y el crecimiento de la cultura mediática fortaleció el lugar de la comunicación social en la formación de cientistas sociales. La historia de la comunicación, las prácticas sociales, los lenguajes mediáticos, la gestión, las políticas y las industrias son algunos de los campos de abordaje.

Pero plasmar estos debates en vinculación con organizaciones de la sociedad civil y en el contexto de políticas académicas lo vuelven más inédito.

En ese contexto, la Unidad de publicaciones del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) acaba de publicar La comunicación en los territorios: experiencias en la construcción colectiva del conocimiento, un libro compilado por Daniel González y Alfredo Alfonso, basado en los antecedentes y la actualidad de la política de Extensión universitaria en comunicación social que se realiza en la Universidad Nacional de Quilmes.

Con más de quince años de experiencia en distintos territorios del conurbano sur, la Extensión es una activa política de vinculación social, institucionalización y curricularización que constituyen una definición concreta de construcción colectiva de conocimiento.

Jóvenes de barrios populares realizan un noticiero audiovisual contando los problemas del lugar y los proyectos que los identifican. El programa se llama Cronistas Barriales y se emite por las plataformas de la Universidad de Quilmes. A los jóvenes, investigar y reflexionar los posiciona en otro sitio, aquél a partir del cual se saben sujetos activos y ejercen el derecho a comunicar.

Más de 170 editoriales independientes del AMBA realizan una producción cultural inédita y fundamental. Convertir en libros y revistas todo aquello que no es contemplado por el circuito comercial y que ofrece otras narrativas y otros objetivos. Cada año se encuentran en la feria de libros más importante de la zona sur denominada “Fiesta del libro y la Revista”.

Política de derechos humanos en el contexto de la región, la articulación con organizaciones en el sitio de memoria “Pozo de Quilmes” cumpliendo actividades educativas en los colegios y entidades de la educación no formal en un claro aporte a la memoria colectiva.

A todas estas experiencias, entre muchas más, había que enmarcarlas en un libro que invita a conocerlas en profundidad y concetualizarlas. Forman parte de a la principal política de extensión y comunicación de la Universidad, que se engloban en el Programa Comunicación, Participación y Ciudadanía. El mismo cuenta con nueve proyectos, más de 140 miembros de la comunidad universitaria, entre docentes, graduados, alumnos y personal de administración y servicios, y más de 170 organizaciones de la sociedad, entre ellas públicas, privadas y sociales.

Las líneas de trabajo nos hablan de la complejidad y diversidad del campo de la comunicación en su contexto de aplicación y van desde la relación entre comunicación y organizaciones sociales; medios y lenguajes mediáticos, derechos Humanos, salud y adultos mayores, producción editorial independiente, medios cooperativos, comunicación pública audiovisual en instituciones deportivas y la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes en caso de violencia estatal.

En definitiva, la comunicación social no sólo se observa desde la perspectiva de una política de vinculación académica, sino también como el ejercicio de un derecho humano fundamental para el desarrollo de nuestra democracia.// Infobae


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita

 
Top