Las Cuentas a Cobrar son un activo que el director financiero o tesorero deben gestionar eficientemente para obtener el máximo rendimiento del mismo. En este sentido, es fundamental gestionar el cobro de manera eficaz y determinar convenientemente el medio de cobro a los clientes de la empresa y qué fórmulas se pueden emplear para reducir el periodo medio de cobro o DSO (Days Sales Outstanding).

Gestionar adecuadamente los plazos de cobro en los contratos con los clientes

El objetivo principal del responsable del cobro es disminuir los plazos de cobro cuando se formalizan los contratos con los nuevos clientes de la empresa. Por ejemplo, si se emiten las facturas a 45 días pero el periodo medio de cobro de la empresa es de 55, habría que disminuir los plazos de pago estándar a 30 días en los nuevos contratos, para conseguir reducir el DSO a esos 45 días. En el caso de los clientes ya establecidos, habría que renegociar las condiciones de venta.

Una buena gestión de este aspecto permite disminuir el periodo medio de cobro o DSO. Esto impacta de forma positiva en el cash flow, reduciendo la necesidad de financiación externa para desarrollar la actividad de explotación.Administración de empresas en la UPEA

Gestionar de forma eficaz los medios de cobro a los clientes

Pero hay otra forma de disminuir y controlar el DSO además de los acuerdos contractuales con los clientes, y es mediante la gestión de los medios de cobro a los clientes.

Por ejemplo, es preferible gestionar el cobro de las facturas de los clientes mediante instrumentos como el cheque o pagaré, pues al asegurar el cumplimiento de los vencimientos, la empresa proveedora gana en capacidad de previsión de tesorería. Esto ocurre también con otros efectos comerciales como los recibos o letras de cambio, que incluso permiten adelantar el importe facturado al cliente más fácilmente, mediante una operación de descuento comercial.

Sin embargo, si la empresa recibe el cobro de sus facturas mediante transferencias bancarias, pierde control de los tiempos de cobro y, por tanto, la capacidad para hacer las previsiones de tesorería, aunque suponga un ahorro en los costes de transacción. Por lo tanto, interesa en la medida de lo posible no focalizarse en este medio de cobro.

Gestionar el cobro a los clientes mediante fórmulas eficientes

Siempre que sea posible, la empresa puede exigir a ciertos clientes que adelanten un porcentaje de las facturas en concepto de depósito. Ese porcentaje ha de servir al menos para cubrir la mayor parte de los costes del pedido.

Tiene un gran impacto en reducir el DSO, el hecho de gestionar el proceso de facturación de forma ágil y eficiente. De tal forma que los clientes reciban las facturas lo antes posible y no se produzcan retrasos por este motivo para realizar los pagos. En este sentido, resulta de mucha ayuda para una empresa la automatización del proceso de las Cuentas a Cobrar, desde la emisión de la factura hasta el cobro efectivo a los clientes.

Estos programas o soluciones de automatización de la facturación suelen ofrecer sistemas de alerta para recordar a los clientes el próximo vencimiento de las facturas o los pagos pendientes una vez han vencido los plazos de las facturas.

En determinadas ocasiones, se puede incentivar a los clientes a que realicen el pronto pago de sus facturas a través de descuentos atractivos. También, en este aspecto, la digitalización del pronto cobro, puede resultar mucho más eficiente con una solución SCF y dar un impulso importante a la rentabilidad de la empresa.// Circulante


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita

 
Top