“¡Esto fue un baño de realidad!”, fue lo que exclamó el dueño de una pyme cuando terminamos de revisar y documentar sus principales indicadores de gestión de su negocio.

Por ello, establecer estos indicadores es el siguiente paso a seguir tras haber definido la visión estratégica a 5 años y se convierten en el mejor camino para transitar rumbo a ella.

De hecho, es bastante común que se establezcan metas y cifras no alcanzables al momento de documentar la visión estratégica de la empresa. Por lo anterior, resulta de gran importancia que se aterrice con los principales indicadores de gestión.Administración de empresas en la UPEA

Si deseas conocer con mayor detalle cuál es la importancia de los indicadores principales de gestión, así como algunas claves para medirlos correctamente, ¡sigue leyendo!

Importancia de los indicadores principales de gestión

A diferencia de cuando el dueño de una pyme supervisa su empresa diariamente y revisa las diversas operaciones que en esta se desempeñan —ventas diarias, cobranza del día, movimientos de inventario, etc. —, los indicadores principales de gestión ayudan a mirar al negocio desde nuevos ángulos.

Es decir, brindan una visión más estratégica que nos permiten analizar a la empresa en toda su dimensión, visualizar el cumplimiento que se lleva de la ruta marcada y contribuir a que la planeación pase de las buenas intenciones a realidades medibles.

Los indicadores tangibles

Los principales indicadores de gestión surgen de la visión estratégica de la compañía. Estos se dividen en indicadores tangibles e intangibles.

Algunos ejemplos de indicadores tangibles:

  •       Utilidad neta
  •       Número de clientes
  •       Costos de ventas

Los indicadores intangibles

Si bien los indicadores tangibles son los más comunes, los intangibles son igual de importantes, ya que como su nombre lo indica, no se pueden ver, pero sí son aspectos y situaciones presentes todos los días en las pequeñas y medianas empresas.

Por ejemplo, algunos indicadores intangibles:

  •       El clima laboral
  •       Nivel de satisfacción del cliente
  •       Nivel de posicionamiento
  •       Obtención de una certificación
  •       Reconocimiento en el mercado

Sin embargo, estos no suelen ser medidos y, como todos sabemos, lo que no se mide no se puede mejorar. Por ello, es recomendable que el emprendedor seleccione hasta cinco de estos indicadores para que pueda definir qué aspectos del negocio hay que medir.

Cómo medir los indicadores intangibles.

Una forma práctica de medir estos indicadores es establecer tres niveles, por ejemplo:

  •       Nivel bajo, no aceptable o 0
  •       Nivel medio, aceptable o 5
  •       Nivel alto, bueno o 10

Tras ello, debemos sentar de forma clara cómo se puede medir tangiblemente que se llegó al objetivo para cada nivel. En otras palabras, cómo está percibido el indicador en el nivel bajo, en el medio y en el nivel alto.

De esta manera, se reconoce dónde nos encontramos en el presente y dónde quisiéramos estar, lo que le permite al dueño de negocio establecer cuáles serán las acciones futuras que se realizarán para mejorar los indicadores intangibles y determinar cuándo se lograrán los cambios necesarios.

Revisión de indicadores principales

Una vez establecidos, los indicadores principales se deben revisar, por lo general, al inicio de cada mes. De esta manera, se establece un rutina de control que permite visualizar qué tanto se ha avanzado en el camino hacia la visión estratégica.

Hay que recordar que estos marcan el ritmo de avance y crecimiento de la empresa.

Por ello, los dueños de las pymes deben contar con la disciplina necesaria para revisarlos con la periodicidad establecida para que estos puedan ser medidos y evaluados.

De esta manera, se podrán detectar desviaciones que puedan afectar el desempeño de nuestro negocio, así como se podrán tomar las acciones correctivas necesarias para retomar el camino previamente señalado.

Prepara tu camino al éxito

Cuando el dueño de la pyme que mencionamos al principio revisó a detalle sus indicadores, primero con la meta a cinco años y de ahí año por año hacia atrás hasta llegar al año actual, obtuvo una idea clara de cuál era la situación actual de su empresa y de cuánto le faltaría para llegar a lo pretendido a cinco años.

De igual manera, tras definir y dar seguimiento a estos indicadores, tendrás la claridad necesaria para alinear los esfuerzos de tu empresa y alcanzar los objetivos que tanto deseas. ¡Comienza hoy mismo!// Bind


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita

 
Top