Durante la inspección con el personal de la Dirección de Interacción Social, Bienestar Estudiantil, Deportes y Cultura (DISBEDC). En los alrededores de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) se pudo evidenciar que las vendedoras de comida de la “Asociación 1ro de Mayo”, en Avenida Sucre A, han adoptado un protocolo de atención a la población estudiantil, para evitar la propagación de la mortal pandemia del Coronavirus y mantener sus fuentes de ingreso.

“Las señoras comerciantes tienen que utilizar medidas de bioseguridad para la atención al público. El uso correcto de mandiles de un solo color (guindo), también los plásticos aislantes, los baldes para el lavado de manos, el alcohol en gel y su correspondiente toalla demuestran que disciplinadamente se acatan los protocolos impuestos desde la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, explicó Sebastián Mamani, psicólogo de la UPEA, quien estuvo a cargo de la inspección.


Por otro lado, Mamani recordó que se hizo capacitaciones con las comerciantes  hace dos meses atrás,  sobre la “Higiene y Manipulación de Alimentos” organizado por la Carrera de Nutrición y Dietética del Área de Salud y DISBEDC.

La Asociación 1ro de Mayo cuenta con aproximadamente sesenta afiliadas, también existe la Asociación Rafael Pabón en la Avenida Sucre B, posee pocas vendedoras y por cuestiones administrativas no pudieron gestionar ningún tipo de seminario o taller con ellas detalló el encargado.

Mediante DISBEDC se comprometieron a gestionar trajes de bioseguridad con Rectorado y Vicerrectorado de la UPEA, indumentaria que será de mucha utilidad para las señoras comerciantes.// RR.PP. UPEA



0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita

 
Top