Hoy abordamos un inspirador proyecto humanitario en Sra Pou, Camboya, que es un lugar tan pequeño y recóndito que les será difícil encontrarlo en Google. Forma parte de una serie de proyectos de arquitectura de alto impacto social que proporcionan buen diseño a bajo coste a quienes más lo necesitan. Son historias de sensibilidad, cada vez más presentes en la buena arquitectura contemporánea.

Es una escuela diseñada por los jóvenes arquitectos finlandeses Rudanko + Kankkunen, construida por la comunidad local a partir de ladrillos fabricados con la tierra, entre naranja y roja, de los alrededores. Es un centro de formación profesional y un lugar público de reuniones para la comunidad local.

Sra Pou es una de las comunidades más desfavorecidas de Camboya, formada por gente que fue desalojada de sus casas en la ciudad y enviadas a los alrededores. Carecen de infraestructura básica, de un ambiente construido decente y de ingresos estables y seguros. El propósito del centro de formación profesional es animar y enseñar a las familias pobres a ganarse la vida. La nueva escuela ofrece formación profesional y también ayuda a la gente a iniciar negocios sostenibles juntos. También es un lugar de reunión y toma de decisiones comunitarias.

Arquitectura en la UPEAEl proyecto fue iniciado por los arquitectos Hilla Rudanko y Anssi Kankkunen como un estudio ficticio en la universidad Aalto en 2010. Durante el estudio, viajaron a Camboya y el contacto con la realidad y la urgencia hizo que estas obras inicialmente imaginarias se convirtieran en realidad. Los arquitectos se volcaron en conseguir los fondos. El diseño inspirador hizo lo demás.

El edificio de la escuela está hecho de materiales locales con mano de obra local. El objetivo era enseñar a la gente a sacar el máximo provecho de los materiales que tienen fácilmente disponibles, para que puedan aplicar las mismas técnicas de construcción para sus propias casas en el futuro.

Como los materiales son escasos, el hermoso suelo rojo fue utilizado para hacer bloques secados al sol. Toda la escuela está hecha a mano: no se utilizaron máquinas ni piezas prefabricadas en la construcción. Esto permitió emplear a muchas personas de la comunidad.

Es interesante ver como usando materiales y técnicas locales, los diseñadores han creado una hermosa composición arquitectónica. Pequeños huecos en las paredes de ladrillo permiten que la luz natural y las suaves brisas fluyan a través del edificio, mientras que las coloridas persianas tejidas a mano abren las áreas de enseñanza interior a una terraza sombreada. Por la noche, la escuela brilla como una linterna de colores a través de estas pequeñas aberturas. Todo el espacio común está siempre abierto, proporcionando sombreados y cómodos espacios al aire libre. Las puertas coloridas artesanas son visibles de lejos y dan la bienvenida a los visitantes que vienen a lo largo de la carretera principal.

Al trabajar con culturas extranjeras y probar nuevas técnicas de construcción, es importante aprender de los usuarios también después de la finalización del edificio. Los arquitectos realizaron una segunda visita a Sra Pou en el 2012. Hicieron un seguimiento de la funcionalidad del edificio durante su primer año y diseñaron los cambios necesarios junto con la comunidad. Descubrieron que las puertas artesanas no habían sido lo suficientemente duraderas, por lo que su diseño se desarrolló aún más con artesanos locales. Fueron reemplazadas por sólidas puertas de metal que recibieron nuevos colores, los niños de la comunidad las pintaron con la guía de un artista local. Se mejoró el techo y se planificó el mantenimiento del edificio junto con la comunidad.

La escuela es ahora propiedad de la comunidad de Sra Pou. La principal actividad es la costura: en la clase de arriba se acomodan once máquinas de coser compradas con micro préstamos, que son propiedad de una sociedad de costura de once mujeres. La planta baja se utiliza como una tienda de maquillaje, y el espacio abierto proporciona un buen lugar para la reparación de motocicletas. El coste total de la construcción no pasó de los 15 mil euros.// El Día

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top