El hecho de financiar cualquier proyecto de empresa representa uno de los mayores escollos que tienen los emprendedores para poner en marcha y dar continuidad a sus negocios.

Poner en marcha o hacer crecer un proyecto empresarial implica abordar inversiones que requieren dinero. Si no disponemos de recursos propios, no queda otra que acudir a fuentes externas de financiación, siendo lo primero que nos viene a la cabeza endeudarnos con los bancos.

Pese a que estemos en un momento de bajos tipos de interés, a veces resulta imposible acceder a esta financiación bancaria porque nos deniegan la solicitud al ser el proyecto demasiado incipiente o en muchos casos, requiere de avales y garantías imposibles de lograrAdministración de empresas en la UPEA

Cuando ninguna de las modalidades de financiación bancaria tradicionales es accesible en sus distintas modalidades (crédito, préstamo, leasing, renting, descuento de facturas o efectos, microcréditos, factoring o confirming), estamos abocados a pedir apoyo a Friends & Family: amigos, familiares y conocidos para que entre todos sufragaran nuestra aventura empresarial o a soñar en la posibilidad de lograr una subvención que nos provea de liquidez.

Y cuando la banca, los familiares o la administración nos dan la espalda, toca renunciar al sueño de ser empresario ante la imposibilidad de lograr fondos  para hacer frente a los gastos e inversiones a financiar.

Alternativas no bancarias de financiación de proyectos

Afortunadamente los tiempos están cambiando y si los proyectos empresariales son buenos y tienen visos de generar altas rentabilidades, existen instrumentos de inversión como:

  1. Crowdfunding.
  2. Capital riesgo y capital semilla.
  3. P2P Lending ó Crowdlending.

En éstos, inversores de diferente tamaño están dispuestos a aportar dinero a cambio de rentabilidad u otro tipo de recompensas.

Qué es el crowdfunding

El crowdfunding, también llamado micromecenazgo, financiación colectiva o comunitaria, son plataformas que ponen en contacto a personas que necesitan fondos para financiar proyectos con otras, mecenas, que tienen recursos y están dispuestas a apoyarlo normalmente con pequeñas aportaciones.

Los proyectos pueden ser empresariales y también culturales, musicales, sociales o de cualquier otro tipo siempre y cuando sean innovadores o aporten algún valor.

Pero, ¿cuál es la motivación para que alguien aporte dinero por la vía del crowdfunding?

Las personas que ceden su dinero esperan alguna compensación que no necesariamente debe ser económica.

Las recompensas han de ser atractivas para los mecenas y acordes a los fondos aportados y a los bienes o servicios a financiar.

Un ejemplo de recompensa puede ser invitaciones para asistir al evento de presentación del bien o servicio que resultara de la puesta en marcha del proyecto o descuentos en la compra del bien o servicio en cuestión, o lograrlo personalizado o cualquier otra experiencia vinculada con el proyecto.

  • En el proyecto musical de lanzamiento del disco de la hija de Marisol, Celia Flores, se lograron por esta vía los 16.000 euros necesarios. Los logró por la vía crowdfunding con aportaciones entre 10 a 1.500 euros. A cambio de apoyar el proyecto  se ofreció a los mecenas discos firmados o entradas a un concierto de Celia.
  • El partido político Podemos logro 1.200.000 euros financiando la mitad de su campaña a través de  del  crowdfunding pagando con ello temas como el buzoneo o la auditoria interna, entre otras. Las aportaciones fueron entre 100.000 euros y han sido devueltas a los “a los microsuscriptores” como los llaman ellos, al recibir la subvención estatal.

Antes tuvo un intento fallido, al  tratar de lograr fondos para financiar las encuestas  y en el plazo estipulado solo logro el 46 %  de los 50.000 euros con los que se lanzó la campaña de crowfunding.

Las aportaciones pueden ser nominativas o anónimas, en función de si quiere que se sepa quién ha hecho la aportación.

La consideración fiscal es de una preventa, no de una donación o de préstamo si hay compromiso de reembolso.

El crowdfunding es una magnifica alternativa para sacar adelante proyectos innovadores, pero para los inversores tiene bastante riesgo, ya que se está apostando en unas etapas muy incipientes de los proyectos, y en algún caso las cosas no salen como se pensaba.

El crowdfunding está regulado por la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial, también llamada ley del crowdfunding, donde en su artículo V las regula denominándolas “plataformas de financiación participativa”.

El capital riesgo

Es una forma de financiación empresarial, orientada a empresas no cotizadas donde el financiador pasa a formar parte del accionariado de la empresa normalmente con participación minoritaria, mediante participaciones con carácter temporal a medio o largo plazo.

Transcurridos unos años se suele dar el pase, vendiendo la participación, con el objetivo de lograr importantes rendimientos por la salida del accionariado de la compañía.

Esta fórmula de financiación es muy oportuna para empresas que necesiten sumas elevadas de dinero para su expansión y cuyas opciones de crecimiento sean altas.

¿Cuál es la motivación de sus aportaciones de las empresas de capital riesgo?

La manera de compensar esta aportación es mediante el logro de dividendos  cuyo origen estará en el beneficio de las empresas y otra fuente será la plusvalía que se obtendrá tras la salida y por tanto por  la venta de la participación en la empresa cuando se estime que la inversión realizada ya está en condiciones de generar rendimientos.

La expectativa de rentabilidades son ambiciosas, incluso que se multipliquen por 10 lo invertido en un periodo de 3 o 4 años.

Dependiendo de la fase de la empresa en que entre el capital riesgo la denominación de las aportaciones será diferente:

  • Venture capital o capital semilla, cuando la inversión tiene lugar en las primeras fases, por lo tanto, más orientado a start-ups o emprendedores.
  • Private equity o capital crecimiento si la inversión es en fases consolidadas y se buscan los fondos para seguir creciendo o internacionalizarse tras años de presencia en el mercado.

No es fácil acceder a esta fórmula de financiación, ya que los inversores son expertos que analizarán muy bien la empresa y sus planes futuros antes de entrar, por lo que serán muy exigentes en el cumplimento de los planes de negocio proyectados.

Además, se fijarán mucho en el perfil del equipo directivo de la empresa, a quien le pedirán que se vincule al proyecto.

Las ventajas para la empresa no es solo que se inyectarán importantes cantidades de dinero, sin aval, ni tener que pagar intereses, sino también prestigio porque un inversor exigente confío en nuestra empresa.

El capital riesgo puede dar algo de respaldo en la gestión si la empresa lo necesitase, aunque la idea inicial es que ellos no participan en el día a día de la compañía.

El inconveniente es la presión en el cumplimiento de los planes de negocio y que es posible que haya ciertos conflictos, por la valoración de las participaciones, en el momento de su salida.

Mi experiencia como directora financiera cuando en el accionariado de People Trabajo Temporal entró la empresa de capital Riesgo 3I fue muy buena.

Aportó una liquidez que necesitamos para crecer, nos dejaron gestionar sin intromisiones confiando en nuestra capacidad y nos apoyaron dándonos algún que otro contacto cuando se lo pedimos.

Para ellos también fue un buen negocio. Ellos mismos me reconocieron esta operación fue como si les hubiera tocado el bingo, porque en los pocos años que permanecieron en la empresa lograron rentabilidades enormes tras la venta de su participación.

El capital riesgo está regulado por la Ley 25/2005, de 24 de noviembre, sobre entidades de capital riesgo y sus sociedades gestoras.

Para conocer las empresas de capital riesgo que operan en España, lo mejor es acudir a la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo.

Peer to Peer Lending ( P2P) o Crowdlending

P2P lending “de igual a igual” o crowdlending. Se trata de un crowdfunding, pero en formato de préstamo.

El préstamo entre particulares es una forma de financiación que permite pedir prestado y prestar dinero, sin que el intermediario sea una entidad financiera. Donde el contacto se mueve a través de plataformas que operan en Internet, conectando oferta y demanda de agentes económicos con necesidades de dinero con otros con excedentes,

Los préstamos “persona a persona” están gestionados por entidades de intermediación que “unen” pequeños inversores con recursos financieros excedentes, es decir, ahorradores, con otras personas que necesitan financiación.

Hay un calendario de pagos concreto donde se amortiza capital e intereses normalmente mes a mes, con un tipo de interés fijado con antelación.

El intermediario financiero bancario se sustituye por una entidad que gestiona una página web a través de la que se contacta, se analiza la inversión y su riesgo y rentabilidad esperada mediante convocatoria abierta.

Una variante de estos préstamos P2P son los P2C, persona a compañía, donde la operativa es la misma, pero una de las partes es una empresa, no un particular.

Como suelen ser importes más elevados, los ahorradores ponen a disposición de la gestora las cantidades que están dispuestos a invertir y ésta crea un fondo destinado a financiar los proyectos de inversión que seleccione.

Ventajas de la financiación P2P frente a la tradicional

  • Para los que acceden a la financiación se eliminan intermediarios y, por tanto, costes y papeleo.
  • Para inversores obtener mayores rentabilidades que las que ofrece el mercado financiero: como media, la rentabilidad obtenida es del 8%, pero podría ser superior dependiendo del riesgo del proyecto, mientras que un plazo fijo no llega a tener una rentabilidad anual de 1 %.
  • El inversor puede seleccionar muy bien el proyecto en el que invertirá por la información detallada contenida en el business plan y la posibilidad de consultar lo que desee sobre el mismo.
  • Son créditos rápidos, el plazo medio de resolución de un expediente suele estar en torno a las 48 horas, mucho más ágil que la financiación bancaria.
  • No existe obligación  de  la contratación de ningún producto adicional como tarjetas o seguros como tradicionalmente hace la banca.

El hecho de que esta financiación no se encuentre registrada en su CIRBE  puede ser vista como un inconveniente, pero para quien solicita la financiación es una ventaja porque podrá acudir a la obtención de financiación bancaria adicional sin que la entidad de crédito sea consciente de su grado real de apalancamiento.

Como veis, si vuestro proyecto es bueno, estáis de enhorabuena porque el acceso a la financiación no será lo que pondrá límite a cumplir el sueño de ser empresario.// IMF

___

Administración de Empresas en la UPEA

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top