Los estudiantes de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) aún no podían creer ayer la muerte de Jhonatan Quispe Vila, el aspirante a periodista que falleció el jueves en circunstancias poco claras durante un enfrentamiento con la Policía. Sus allegados lo velaron en medio de canciones como “Amigo”, llanto e incredulidad por la versión del Gobierno que aseguró que una canica disparada con petardo por los mismos manifestantes fue la causa de la muerte de su compañero.

Los compañeros de Quispe no quieren hablar con la prensa, tienen miedo. Algunos que se animan a declarar cuentan que era una persona sencilla, amable y muy alegre. “Quería ser periodista, salir en los canales, le interesaba la radio”, dijo una de sus compañeras a tiempo de enfatizar que se trataba de un buen alumno.

Los entrevistados no quieren que se los filme o se les saque fotografías. Cuando ven las cámaras de televisión, empiezan a silbar y a protestar, dicen que la prensa no refleja la verdad. “A Jhonatan lo mató la Policía, lo rodearon y le dispararon”, asegura uno de ellos.Noticias de la UPEA

Los docentes que pasaron clases con Jhonatan coinciden en señalar que era un estudiante puntual, aplicado y leía los materiales que se les enviaba. “Era muy atento y participativo, aunque no muy expresivo. Siempre estaba atento en clases a las explicaciones de los temas que ofrecía”, dijo el docente de la materia de Procesos Históricos Félix Chambi, quien enfatiza que estaba muy entusiasmado en culminar sus estudios. Por ello, ayer, Quispe Vila recibió el título póstumo. “Era un buen estudiante, excelente, se merece el título póstumo, hubiera sido un gran profesional para aportar a la ciudad de El Alto y a Bolivia”.

Otro docente (ERM) que lo conoció coincide en señalar que era un joven muy educado, con buenas notas y calificaciones que superaba los 70 puntos. “A los que pudieron conocer lo vamos a llevar en el recuerdo”, dijo a tiempo de enfatizar que era bastante humilde y dinámico.

Sus vecinos de la zona Porvenir 1, Distrito 7 de la ciudad de El Alto, coinciden en indicar que era un “chico optimista, alegre, con ganas de superarse, con la fuerza para lograr sus metas”.

Su papá trabaja en la construcción, creció en una familia humilde con cuatro hermanos, dos mujeres y dos varones, Jonathan era el segundo. Los vecinos que lo conocían indican que le gustaba jugar fútbol, al grado que organizó su propio equipo para jugar en el campeonato zonal en 2017.

Aseguran que luego del velorio y el entierro hoy en el cementerio de Villa Ingenio, definirán las medidas que iniciarían para apoyar a los familiares de Jonathan, no descartan que la próxima semana se movilicen debido a que no entienden cómo se puede acabar con el futuro de un joven con tantas cualidades.

El director de la carrera de Comunicación Social de la UPEA, Ramiro Limachi, reveló que existe la propuesta de bautizar algunos auditorios de la universidad alteña con el nombre del estudiante fallecido.

Limachi dijo que toda la comunidad universitaria de la UPEA está afectada por la muerte intempestiva de Quispe y lamentó las versiones del Gobierno que culpan como autores del hecho a los mismos universitarios.

Quispe será enterrado esta tarde en Villa Ingenio. El lunes, la UPEA y el sistema universitario público del país marcharán contra la violencia. El Colegio Médico, la Central Obrera de El Alto y otras instituciones, se sumarán.

20 años tenía Jhonatan. El universitario estaba en primer año de Comunicación Social de la UPEA y quería ser periodista.

DATOS

García Linera asegura que no habrá impunidad. El vicepresidente del Estado, Álvaro García, afirmó que la muerte del estudiante Quispe no quedará en la impunidad.

UPEA dialogará sólo con el presidente Morales. La “U” alteña descartó asistir al diálogo con el Ministerio de Economía y los dirigentes señalaron que el único interlocutor válido es el Presidente.

Universidades y médicos convocan a marcha. El Colegio Médico de La Paz y el sistema de universidades públicas marcharán este lunes en repudio a la muerte del universitario.

OPINIONES

"Esos jóvenes sólo reclamaban presupuesto, ese joven merecía vivir. Son varias docenas de muertos que el presidente Evo Morales tiene en sus espaldas". Arturo Murillo. Senador de UD

"Las personas que sostengan que se alteraron pruebas, que había un orificio de salida, que en realidad se trata de un perdigón de metal y no sé qué especulaciones, no saben cómo defenderse". Carlos Romero. Ministro de Gobierno

COR, DDHH Y MÉDICOS DUDAN DE VERSIÓN OFICIAL

La Central Obrera Regional (COR) de El Alto, la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de La Paz (Apdhlp), el Colegio Médico y otras instituciones rechazaron la versión del Gobierno de que una canica disparada por los manifestantes haya provocado la muerte de Jhonatan Quispe el jueves y exigieron una profunda investigación.

La secretaria de la Apdhlp, Verónica Sánchez, dijo que existe una contradicción en las declaraciones de Romero respecto a la ubicación, y estudiantes de la UPEA rechazan que Jhonatan fuera herido en inmediaciones de la pasarela.

En la misma línea, el Colegio Médico de La Paz y sindicatos de salud de todo el país expresaron su solidaridad con la familia del estudiante fallecido y pusieron a disposición a expertos para ayudar en la investigación forense.

En Cochabamba, la UMSS declaró duelo y se instaló una vigilia ayer en honor a Quispe.

“Nosotros ahora estamos pidiendo una investigación imparcial con gente de organismos internacionales que garanticen la investigación”, dijo Sánchez.

En tanto, el ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, acusó hoy a la oposición de politizar la muerte del estudiante y aseguró que Samuel Doria Medina se reunió con el rector de la UPEA, Ricardo Nogales, antes de las protestas. Romero pidió a la oposición que “pida perdón” a Bolivia por politizar la muerte de Quispe.// Los Tiempos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top