El expresidente Carlos Mesa y la alcaldesa Soledad Chapetón sumaron ayer sus posiciones para alentar el conflicto de la Universidad Pública de El Alto (UPEA).  Las organizaciones sociales alteñas censuran estas intervenciones porque consideran que éstas buscan réditos políticos. 

La alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, que responde al mandato de Samuel Doria Medina, jefe de Unidad Nacional (UN), anunció en su cuenta de Twitter que los funcionarios de la Alcaldía se sumarán al paro de actividades convocado por la Fejuve y la Central Obrera Regional (COR) de El Alto. Adjuntó la fotografía de un instructivo emitido por la dirección de Talento Humano.

Ante esa postura, el presidente de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto (Fejuve), Sandro Ramírez, consideró que la Alcaldesa y vicepresidenta de Unidad Nacional (UN) quiere sacar ventaja política de las reivindicaciones de la UPEA y que “no se suma de manera sincera ni desinteresada al paro cívico”. Noticias de la UPEA

En las redes sociales circuló el comunicado edil, junto al rol de bloqueos durante la jornada de hoy para los funcionarios de la Alcaldía alteña.

“Hemos dicho claramente que este movimiento es de las organizaciones sociales de El Alto. Está bien que (Chapetón) se adhiera por solidaridad, pero no puede usar a sus funcionarios cuando ni siquiera puede atender los problemas y demandas de los alteños”, reclamó Ramírez.

Mesa, “oportunista”
Por su parte, el exvicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada del MNR (2003), Carlos Mesa, también se sumó al discurso opositor pidiendo la renuncia del ministro Carlos Romero, con el  argumento de que tiene “responsabilidad política” en la muerte del universitario de la UPEA Jonathan Quispe.

Mesa está siendo investigado por el caso sobornos de Odebrecht que lleva adelante la comisión mixta de la Asamblea Legislativa.

Sobre el protagonismo del exmandatario, el máximo representante de los vecinos alteños recordó que Mesa recurrió a la renuncia en dos ocasiones para no enfrentar los problemas que agobiaban a los bolivianos cuando él asumió la Presidencia en 2003, y que cuando debió declarar en el juicio contra Goni prefirió enviar un memorial en lugar de apoyar a las víctimas de la masacre de octubre de ese año.

Reiteró que “el paro cívico no fue convocado para que los partidos políticos u oportunistas” se aprovechen de esta demanda.

Y, más bien, llamó a los dirigentes y representantes de la UPEA a poner de su parte para solucionar el conflicto y dialogar con el Gobierno en busca de una solución a su crisis. El ministro de Economía y Finanzas, Mario Guillén, rechazó los pedidos de dimisión hechos para su persona, el ministro de Gobierno, Carlos Romero; el viceministro de Presupuesto, Mario Durán, y el Alto Mando Policial.

“Cuando los pedidos pasan de las reivindicaciones justas, nosotros vemos que hay elementos políticos y eso pasa cuando las demandas incluyen el pedido de renuncia de ministros, viceministros o autoridades policiales”, dijo.

Diálogo abierto
Sin embargo, el titular de Economía volvió a llamar a la universidad alteña para iniciar el diálogo con el fin de atender sus requerimientos y “ver cómo podemos asignar recursos”.

Guillén explicó que es necesario realizar un trabajo técnico con los representantes de la UPEA, evaluando el presupuesto con el que cuentan, las gestiones que hacen para administrarlo y asignar la cantidad de dinero que necesitan para garantizar su funcionamiento.// Gabriela Ramos > Cambio

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

EVITA COMENTAR COMO "ANÓNIMO", PORQUE NO RESPONDEREMOS TU COMENTARIO. Con poner tu nombre basta.

 
Top