En la cultura occidental se tiende a premiar y a reconocer más a las personas extrovertidas debido a sus habilidades sociales, la acción y la desenvoltura que demuestran, dejando muchas veces de lado a las personas introvertidas. Una de las razones de que esto suceda probablemente sea porque son más las personas extrovertidas que las introvertidas.

Según las teorías del psicoanalista Carl Jung, todos nacemos con un tipo de temperamento que hace que nos encaminemos más hacia la introversión o hacia la introversión. El que seamos conscientes de ello nos ayuda a crecer y a desarrollarnos mejor como personas, a sacar lo mejor de nosotros mismos y a aprender a convivir de la mejor manera con nuestro propio temperamento.

Como en todo, el ser introvertido tiene sus ventajas y sus desventajas pero también las tiene el ser extrovertido, ninguno puede salvarse de eso. La realidad es que ningún temperamento es mejor que otro mientras lo aceptemos y sepamos movernos como pez en el agua dentro de él. Para ello es necesario conocer las ventajas que posee cada uno de ellos y aprovecharlas al máximo.Psicología en la UPEA

Diferencia entre los introvertidos y los extrovertidos

Existen una serie de características que poseen las personas extrovertidas y las introvertidas en cuanto a su manera de actuar y de relacionarse con el mundo que es importante conocerlas. Entre las principales se encuentran las siguientes:

Fuente de energía


  • Extrovertidos. Para ellos, la mejor manera de recargar las pilas y llenarse de energía es a través del mundo exterior. Ellos se sienten sumamente estimulados y motivados cuando se encuentran realizando varias actividades que impliquen el contacto contínuo con la gente. No les gusta permanecer por mucho tiempo a solas o con una sola persona en inactividad, prefieren estar rodeados de mucha gente y estar la mayor parte del tiempo haciendo algo e interactuando con los demás.
  • Introvertidos. En este caso ocurre todo lo contrario y es que cuando una persona introvertida se siente sobre-estimulada cuando están mucho tiempo en contacto con el mundo exterior. Es decir, cuando una persona extrovertida la llenas de energía en una reunión con muchas personas, para una introvertida hacer esto supone un gran desgaste de energía y es que tienen que hacer un sobre esfuerzo para mantenerse así por mucho tiempo. Así que la mejor manera de llenarse de energía es mediante su mundo interior, lo que se traduce en analizar emociones, ideas, estar en ambientes tranquilos encontrándose a solas con ellos mismos, con uno o pocos amigos cercanos.

Forma de responder a los estímulos


  • Extrovertidos. Les encanta hacer muchas cosas a la vez, no se sienten a gusto enfocándose en una sola cosa y siempre quieren ir probando con nuevas experiencias. Disfrutan mucho de conversar con muchas personas de manera superficial, es decir, prefieren cantidad que calidad en las conversaciones. A la hora de hablar, no piensan mucho en lo que van a decir, simplemente lo hacen sin hacer mucha reflexión a profundidad, esta es una de las razones por las cuales se les hace más fácil estar en varias cosas a la vez.
  • Introvertidos. Gozan de las conversaciones con una o más personas pero cuando son profundas y no encuentran sentido a tener conversaciones superficiales con muchas personas, por lo que prefieren calidad y no cantidad. No les gusta sentirse presionados ni estar en varias cosas a la vez, por el contrario, prefieren ir una a una haciéndolo de manera más pausada, tratando de mantener un control sobre lo que hacen. Son tranquilos y observadores, no les cuesta quedarse largos periodos de tiempo estudiando o trabajando solos en una misma actividad, lo contrario a los extrovertidos que tienen que tomarse varias pausas para salir a tomar aire y relacionarse con los demás.

Número de experiencias


  • Extrovertidos. Les gusta saber de todo un poco, es decir, prefieren conocer muchos temas distintos así como tener diferentes experiencias pero no profundizar demasiado en ellas, por lo que terminan una cosa y en seguida buscan una nueva experiencia.
  • Introvertidos. Prefieren tener menos experiencias pero más profundas, es decir meterse de lleno en ellas y después pensar ir poco a poco con las demás. Por ejemplo, esto puede notarse en las conversaciones en donde prefieren hablar por horas sobre un mismo tema a profundidad que ir cambiando continuamente de un tema a otro sin analizarlos a fondo.

¿Cuáles son las ventajas de las personas introvertidas?

Como lo mencioné anteriormente, tanto ser una persona introvertida como extrovertida tiene sus ventajas y desventajas. En este caso vamos a enfocarnos únicamente en las ventajas que tienen las personas introvertidas ya que por el hecho de que la sociedad en la que vivimos no siempre suele reconocerlas, es necesario que nosotros mismos las reconozcamos y que podamos sacarle el mayor partido posible a cada una de ellas y así poder desarrollar con mayor seguridad la mejor versión de uno mismo.

  1. Nivel de introspección. Las personas introvertidas suelen conocerse mejor a ellas mismas que las extrovertidas. Esto es debido a que pasan más tiempo en su mundo interno que en el externo, por lo que tienen la oportunidad de reflexionar más acerca de ellos mismos, de sus ideas, pensamientos, emociones y sentimientos. El conocerse a uno mismo es la clave para hacer las cosas que nos gustan y que nos aportan un sentido vital a cada uno de nosotros, por lo que el autoconocimiento es fundamental para nuestro bienestar emocional.
  2. Son percibidas por otras personas como confiables. Al ser personas más reservadas, suelen percibirse como personas en las que se puede confiar. Es por esto que muchas personas tienden a considerarlos como confidentes e incluso personas con las que no se tiene mucha relación de repente pueden llegar a contarles secretos muy íntimos con la certeza de que no van a ser divulgados. De hecho es muy común que sean los extrovertidos quienes se acerquen a los introvertidos a contarle algún secreto.

  3. Mayor independencia. Las personas extrovertidas dependen mucho de otras para sentirse bien y huyen de las situaciones en las que tengan que estar a solas con ellas mismas. Por el contrario, las introvertidas no necesitan de los demás para sentirse mejor, si un amigo(a) no puede quedar con ellas un día, no pasa nada, igualmente saben que pueden pasársela bien a solas y estar tranquilas con ellas mismas.

  4. Mejor nivel de concentración. Al estar más enfocadas en su mundo interior que en el exterior, pueden desarrollar con mayor facilidad la capacidad para concentrarse en una tarea sin que intervengan factores externos que los distraigan.

  1. Calidad en las relaciones. Las personas introvertidas tienden a tener relaciones más cercanas y profundas con otras personas, debido a que prefieren más que tener muchas amistades, tener pocas pero grandes amigos. Es por esto que se vuelven muy selectivos con sus amistades, eligiendo minuciosamente aquellos con quienes se sienten más cómodos, con quienes pueden conversar de la manera en la que les gusta y en quienes sienten que pueden confiar más.

  2. Escuchan con atención. Son personas que prefieren escuchar más y hablar menos, lo que las convierte en personas más empáticas y a las que se les considera con facilidad como buenos amigos.

  3. Pueden ser buenos líderes. Lo contrario a lo que se piensa, que un lider tiene que ser extrovertido para tener éxito, realmente si un introvertido aprende a sacarle partido a su temperamento puede convertirse en un gran líder. ¿Por qué? Porque se trata de una persona que de primera instancia se conoce mejor a ella misma que muchas otras y por lo tanto sabe lo que quiere y puede ayudar a las demás a desarrollar esa habilidad. Es una persona que sabe escuchar realmente a los demás por lo que podrá comprender todas sus necesidades, mantener un buen ambiente por ejemplo en el área laboral y por lo tanto aumentar la productividad.

  4. Mayor disciplina. Los introvertidos tienen un gran potencial para convertirse en personas más disciplinadas ya que no tienen tantos distractores externos, como amigos llamándoles a todas horas, reuniones pendientes, fiestas a las que han sido invitados o simplemente sentir la necesidad constante de rodearse de gente. Por lo que suelen tener más tiempo para ellos mismos y no tener tantas presiones sociales que puedan impedirles dedicar tiempo y esfuerzo a lo que desean.

  5. Bajo nivel de impulsividad. Suelen actuar con precaución ante cualquier situación y ante las decisiones que tienen que tomar. Esto reduce el riesgo de tomar decisiones de manera precipitada y las probabilidades de obtener resultados negativos, sobre todo cuando se trata de decisiones muy importantes en la vida.

  1. Creatividad. Son personas a las que les es más fácil desarrollar su capacidad creativa debido a que suelen fantasear e imaginar distintos posibles escenarios en donde podrían estar. Cuando logran desarrollar su capacidad creativa pueden convertirse por ejemplo en grandes pintores, escritores, emprendedores, etc. y hacer lo que les apasiona gracias a su gran imaginación.

Por último, a manera de conclusión, me gustaría mencionar que todos somos únicos y especiales, en este caso tanto las personas introvertidas como las extrovertidas, a pesar de que somos distintos y no tenemos desarrolladas las mismas habilidades, con ambos temperamentos somos capaces de llegar hasta donde lo deseemos.

Lo más importante de todo es amarnos y aceptarnos tal y como somos porque a partir de ahí podemos ser realmente capaces de aprovechar todo nuestro potencial. Es un alivio dejar de tratar ser quienes no somos, ¿no?// Dosis de Psicología


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita

 
Top