Los Prebióticos y sus funciones

En nuestros intestinos viven billones de criaturas, en su mayoría bacterias, estos organismos crean un microecosistema  llamado microbioma, quien juega un papel muy importante en nuestra salud, incluso en nuestro estado de ánimo.

Si la microbioma está bien, nuestra salud también lo estará. Por eso es muy importante con qué alimentamos a nuestra microbioma, a las millones de bacterias que están instaladas ahí.

Existe una forma de mantener el equilibrio de la microbioma, y es, dándoles los alimentos que le gustan (prebióticos) y añadir microbios vivos directamente a nuestro sistema (probióticos).

Nutrición y dietética en la UPEA

Por lo visto, los prebióticos y los probióticos van de la mano en la ayuda que les brindan a nuestros intestinos (delgado y grueso).

Los prebióticos son fibras vegetales especializadas y actúan como fertilizantes que estimulan el crecimiento de bacterias sanas en el intestino. Son fibras no digeribles del régimen alimentario, que estimulan el crecimiento de las bacterias a nivel del colon. Favorece a la flora intestinal y permite la absorción de ciertos minerales y la síntesis de vitaminas del grupo B.

¿Dónde se encuentran los prebióticos?

Los prebióticos se encuentran en muchas frutas y verduras, especialmente en aquellas que contienen carbohidratos complejos, como la fibra y el almidón resistente.

La alimentación es la única fuente de prebióticos, sólo comiendo aportamos nutrientes a la microbiota, sobretodo alimentos con mucha fibra, lo que representa un elemento clave para preservar el equilibrio de la flora bacteriana.

Los prebióticos están constituidos por moléculas de gran tamaño que forman parte de la fibra alimentaria, en su mayoría hidratos de carbono (oligo y polisacáridos)”, según información del portal cuerpomente.com. Además agrega, no todas las fibras tienen actividad prebiótica.

También existen los suplementos de prebióticos, pero no en forma general, sino para afecciones específicas, como la salud ósea y el control de peso. Aún así, existe una variedad increíble en el comercio.

Los prebióticos más utilizados son las fructanas, especialmente la inulina y los fructooligosacáridos y en qué alimentos se encuentran, éstos son algunos: bananas o plátanos, tomates, cebollas y ajo, endibias, escarolas y alcachofas, las legumbres secas y los cereales integrales.

Mayoritariamente los prebióticos se encuentran en alimentos de origen vegetal y en la leche materna.

Características de un prebiótico

  • Debe ser una sustancia que no se degrade ni absorba en el estómago ni en el intestino delgado.
  • Una vez alcanzado el colon debe sufrir una fermentación bacteriana.
  • Debe ser una fermentación selectiva, es decir, favorecer a determinadas bacterias intestinales que provocarán efectos beneficiosos para la salud del ser humano.

“Se diferencian, pues, de los probióticos en que estos proporcionan bacterias exógenas vivas a la microflora, mientras que los prebióticos favorecen el crecimiento de estas bacterias a base de aportarles diferentes sustratos”. Aporte del portal cuerpomente.com.

Aún falta mucha investigación al respecto, es un tema complejo y de un espectro muy amplio. Al igual como pasa con los probióticos, los prebióticos como suplemento se encuentran en el comercio a disposición de quien los quiera consumir, en una amplia variedad. Pero como siempre se dice, consulte a su médico antes de consumir cualquier producto.// Dietética y Nutrición


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita

 
Top