Para mantener bien limpios los dientes y la boca en general, hace falta aprovechar el uso de ciertos aparatos que han sido creados con este fin. Tal es el caso de los irrigadores dentales, los cuales están inspirados en los equipos profesionales que utilizan los dentistas, por lo que su eficiencia está comprobada.

Un irrigador dental es un equipo de uso doméstico especial para la limpieza bucal. Su función básica es emitir un chorro de agua potente dentro de la boca que ayuda a eliminar los residuos que se van acumulando entre los dientes. Valga destacar que estos residuos son capaces de producir daños sobre la estructura de los propios dientes y encías.

Con este fin, revisar cuáles son los mejores irrigadores dentales es una buena opción porque facilita la selección del más idóneo para cada caso particular. Aunque en el mercado existen marcas muy buenas, lo más importante es valorar las necesidades que cada persona tenga.

Algunos irrigadores incluyen dentro de sus accesorios el cabezal para cepillo dental que funciona con energía. Con este uso se logra un cepillado mucho más efectivo y suave al contacto con las encías sobre todo. Además, es posible de utilizar con personas que tienen trabajos de ortodoncia o que utilizan prótesis.

Detalles a la hora de comprar un irrigador dental

Cuando ya ha llegado la hora de enfrentarse al mercado y toda su amplia oferta, lo mejor es detenerse a observar cuáles son los puntos más relevantes en los que se debe poner atención y los mismos se describen a continuación:
  • Cantidad de usuarios: los irrigadores funcionan a través de un cabezal que puede ser removible para que otras personas utilicen la estructura base. Esto quiere decir que a la hora de comprar habrá que validar cuántas personas de la familia utilizarán el mismo equipo para seleccionar uno con esa cantidad de cabezales.
  • Presión de agua: es mejor disponer de un irrigador en el que se pueda controlar la presión del agua, y es que éste será el punto más importante, porque la presión es lo que permite que se extraiga toda la suciedad y demás impurezas.
  • Tamaño: en este punto es importante definir qué tipo de irrigador dental se desea. Existen versiones más grandes con un depósito de agua variable que son ideales para tener en casa, mientras que también están los modelos portátiles que son útiles para viajar y que funcionan a través de baterías.
  • Diseño: que el irrigador tenga todos los elementos y botones disponibles en un área de fácil acceso es fundamental.

Beneficios del uso de un irrigador dental

Todo lo visto más arriba deja por sentado que existen muchos beneficios al utilizar un irrigador dental. El principal se orienta a la limpieza bucal que es la máxima preocupación que puede tener una persona al interesarse en este tipo de productos, pero también existen otros aspectos positivos que vale la pena destacar:
  • Gracias a que su diseño es similar a los equipos utilizados por los odontólogos en sus consultas, es como si se tuviese una atención personalizada diaria en casa.
  • Cuando una persona tiene implantes dentales, es muy importante evitar que la acumulación de residuos alimenticios se genere entre los dientes para evitar infecciones y, en estos casos, el irrigador dental hace eficiente la acción.
  • Gracias a que el chorro de agua se genera a presión, se evita la acumulación de partículas sobre los dientes y se promueve el blanqueamiento dental sin uso de otro tipo de técnicas.
  • Como el tanque de agua se puede completar con un poco de enjuague bucal, el uso del irrigador evitará la aparición de mal aliento.
  • Aunque siempre hará falta acudir a una consulta con un dentista, el uso diario y eficiente del irrigador reducirá en buena medida la necesidad de hacerlo con tanta frecuencia como cuando no se utiliza.

Mejor salud bucal gracias a los irrigadores dentales

La formación de placa bacteriana se genera cuando sólo se utilizan los cepillos dentales corrientes como técnicas de aseo diaria. Esta práctica, unida al hilo dental y el enjuague bucal, se logró mejorar en buena medida, pero sus resultados nunca han sido tan eficientes como los que se obtienen con el irrigador.

La prevención es el principal aspecto que motiva a las personas a hacer uso cotidiano de este equipo, pero también se debe prestar atención al hecho de que su uso facilita atender los casos de personas que ya presentan una condición como la gingivitis y necesitan que el trato de limpieza de su boca sea más sensible.

En este sentido, los irrigadores son fieles acompañantes que ayudan a mantener bien limpios los dientes, pero también las encías y la lengua, removiendo así toda clase de impurezas que llegan a causar en determinados momentos la aparición de hongos, y que con el paso de los años, hacen perder las piezas dentales.

Para las personas que tienen trabajos de ortodoncia también resulta muy útil su uso porque los hilos dentales tienden a engancharse mucho de la estructura del equipo utilizado, generando pasar por malos ratos. Además, muchas personas prefieren pasar de hacer un uso constante de él porque así se evitan complicaciones y se reducen las posibilidades de causar daños en las piezas de ortodoncia.

Con el irrigador, este proceso negativo no tendrá cabida, pues su chorro de agua puede ajustarse en torno a la presión y realizar un paseo por toda el área bucal sin maltratar los aparatos de ortodoncia, preservando así su buena estructura y asegurándose de que la inversión hecha en ambos casos (tanto el irrigador como el tratamiento de ortodoncia) hayan valido mucho la pena.

Un buen detalle es que los irrigadores dentales están siendo hoy muy recomendados por los especialistas en odontología. Ellos aseguran que hacer un uso de forma diaria en conjunto con un cepillo de dientes eléctrico permite  mejorar la efectividad del proceso de limpieza sin ningún otro añadido. Eso sí, es importante elegir siempre el mejor modelo según las necesidades individuales.// Blog Dentista en tu Ciudad










0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son importantes para nosotros. Revisamos todos los comentarios y los respondemos.

 
Top